La Verdadera Historia de la Virgen del Carmen


La Verdadera Historia de la Virgen del Carmen
5 (100%) 1 vote[s]

Santa María del Monte Carmelo, forma parte del grupo de Vírgenes que proceden de la única y siempre Virgen María madre de Jesús y Señora Nuestra, que recibe distintos nombres según el lugar donde se aparezca y del mensaje que trae a la humanidad.

Es la razón por la que cada Virgen es única, no obstante, es siempre una, la Virgen María, es el caso de la Virgen del Carmen como más comúnmente es conocida y que debido al Monte Carmelo lleva ese nombre.

El Monte Carmelo en donde Elías y su discípulo Eliseo rendían culto a Dios, provenientes de Tierra Santa en el siglo XII, un grupo de devotos se instalaron en al valle donde sus antecesores habían elegido a la Virgen María como su Patrona. Y vivieron según las enseñanzas marianas que están reflejadas en los evangelios.

Virgen del Carmen Historia

Virgen del Carmen
Virgen del Carmen

La tradición cuenta que la devoción y veneración a la Virgen del Carmen, es desde los años aquellos en los que inspirados en el profeta Elías un grupo de ermitaños, hicieron de su lugar de vida el Monte Carmelo, el jardín de Israel como se le considera.

Fueron ellos los que dieron vida a la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, lugar que ha sido desde años antiguos el sitio de devoción religiosa. Dentro del libro de Isaías se define como un sitio de inmensa belleza, sin embargo, en el Nuevo Testamento no se menciona.

La imagen de la Virgen del Carmen se apareció un 16 de julio en el año 1251, según la tradición carmelita, el afortunado de observar tan hermosa aparición fue San Simón Stock, quien era entonces un superior de la Orden de los carmelitas, entregando sus hábitos y un escapulario, lo que coincide con la principal característica del culto mariano.

Prometiendo liberar a todas las almas del purgatorio que hubiesen llevado consigo el escapulario por toda la vida para el próximo sábado y acercarlo a la gloria de Dios.

Dicha veneración fue reconocida por el papa en el año 1587 y se ha mantenido el respaldo por los otros pontífices posteriores, sobre todo la parte del escapulario.

Esta devoción fue extendida hacia muchos países en Europa y posteriormente a Latinoamérica. Sin embargo, España, es el país donde más arraigada tienen esta devoción, en donde los pescadores tienen a la Virgen como su protectora oficial, y es por esa razón que también se le conoce como <<estrella de los mares>>.

Escapulario de la Virgen del Carmen

Como antes hemos mencionado el escapulario es como el símbolo de la devoción mariana, es la consagración a la Virgen María mediante la inscripción en la orden de las carmelitas y en esperanza de su maternal protección.

No hay ningún otro distintivo que el escapulario marrón que signifique esta inscripción, el escapulario del Carmen es un sacramental, es decir, un símbolo sagrado de acuerdo al modelo de los sacramentos, que tiene significado más que nada espiritual, obtenidos por la intercesión de la santa iglesia.

El escapulario es un Memorial de las virtudes de la Virgen María, y cuando se lleva puesto es necesario apreciar el significado profundo que éste tiene, y para empezar es como sentirse parte de la Orden del Carmen.

Lo que conlleva, tratar de vivir con su propio carisma y espiritualidad conscientes de la obligación adquirida. Quien viste el escapulario debe tener siempre presente a la Virgen María e imitarla en todos sus aspectos y tal como ella obró… <<Heme aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su palabra>>.

El privilegio sabatino es otro de las promesas de salvación para quienes llevan el escapulario el día de su muerte, dice la tradición que la Virgen María se apareció al Cardenal Jaime Duesa, quien era devoto de ella, y le anunció que sería el Papa y que debía llamarse Juan XXII, además dio un mensaje para los Carmelitas.

<<Quienes lleven el escapulario puesto, deben guardar conforme a su estado la castidad, y rezaran el oficio divino, se deben de abstener de comer carne los miércoles y sábados aquellos que no saben leer, en caso de que vayan al purgatorio, haré que salgan cuanto antes, sobre todo el próximo sábado después de su muerte y sus almas llevaré al cielo>>.

Día de la Virgen del Carmen

Como ya antes hemos hecho mención, la Virgen del Carmen es la Patrona de los pescadores, marineros en distintas regiones del mundo, se realiza una festividad a la Virgen del Carmen el día 16 de julio de cada año.

Es la manera en la que los pescadores y marinos dan las gracias a la también conocida como <<estrella de mar o Virgen del mar>>, son festividades muy hermosas pues al tratarse de la Patrona de los marineros, las procesiones son bastante peculiares.

Una embarcación es la encargada de llevar la imagen de la Virgen del Carmen mientras es seguida por el resto de las embarcaciones que la seguirán en la procesión, y es especialmente hermoso, escuchar los sonidos de las sirenas que emiten los barcos en honor a la Patrona y protectora de los marineros, pescadores y demás.

La idea de hacer la procesión en el agua, es de alguna manera bendecirlas con la presencia de la Virgen del Carmen para que sean mucho más productivas y generen muchas capturas para los pescadores.

Aunque también desde luego hay celebraciones de la iglesia en ese mismo día para la Virgen del Carmen, pero en tierra firme y con las tradicionales procesiones llenas de colorido, rezos, cantos y en ocasiones hasta fuegos artificiales.

Oración a la Virgen del Carmen

<<Santísima Virgen del Carmen, deseo que sin excepción todos, sean cobijados bajo tu sombra protectora, en tu Santo Escapulario y que estén unidos todos a Ti, por los amorosos y estrechos lazos de ésta tu insignia querida.

Oh, Belleza del Carmelo, postrados ante tu imagen míranos y concédenos tu protección amorosa y benigna, de nuestro santísimo Papa y la iglesia católica sus necesidades te encomiendo, tal como las de mi nación y las del mundo entero, la de mis parientes, así como las mías propias.

En mis dificultades, ayúdame

De mis enemigos, sálvame

De mis desatinos, ilumíname

En mis penas y dudas, dame fuerzas

Al ser despreciada, dame ánimo

Ante las tentaciones, defiéndeme

En tiempos difíciles, dame consuelo

Con tu corazón maternal, dame amor

Con tu poder inmenso, dame protección

Y al expirar en tus brazos, dame la bienvenida

Virgen del Carmen, ruega por todos nosotros

Amén.>>

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados