Historia del Santo Cura Brochero


Historia del Santo Cura Brochero
5 (100%) 1 vote[s]

Un sacerdote que dedicó su esfuerzo en dar el consuelo religioso de muchas personas que cayeron en manos de la epidemia de cólera desatada en Córdoba, siendo este el período más heroico de su vida.

Quienes le conocieron sentían gran admiración por sus acciones y su vida llena de sencillez y humildad, relatan que fue así justo como murió, padeciendo de lepra y quedando ciego.

Juan Pablo Segundo, fue quien lo declaró santo, en el año 2004, pero Benedicto XVI fue el que firmó el decreto donde se reconoció el milagro que se le atribuyó a la intercesión del cura Brochero.

¿Quién fue el Santo Cura Brochero?

Santo Cura Brochero
Santo Cura Brochero

De nombre José Gabriel del Rosario Brochero, en Santa Rosa de Río Primero en Córdoba, Argentina, nació un 16 de marzo de 1840. A la edad de 16 años, ingresó al seminario mayor denominado Nuestra Señora de Loreto, un día 5 de marzo en 1856.

Según palabras de un muy amigo suyo, en su momento Brochero no sabía con exactitud a qué dedicarse, y su corazón sufría al verse indeciso, pues le llamaba la atención además del sacerdocio, la educación laica.

Debido a tal indecisión, un día escuchó unas pláticas donde se hablaba sobre las exigencias de una y otra formación, y en cuanto terminó de escuchar todo lo necesario, no tuvo más dudas al respecto y se inclinó por el sacerdocio.

En el año de 1866 un 4 de noviembre fue ordenado presbítero, y celebra su primera liturgia en la capilla donde cursó sus estudios monasteriales. Tres años más tarde, le es encargado el Curato de San Alberto, cuya cabecera era la villa de San Pedro.

En aquel tiempo, el Curato contaba con un aproximado de diez mil habitantes y tenían viviendas lejanas, no había caminos ni escuelas, más bien estaban dispersas en la serranía, que tenía unos dos mil metros de altura.

La indigencia de la gente, así como el estado moral de la misma era bastante triste, pero Brochero no se siente desanimado en ningún momento, sino que más bien, fue lo que marcó su vida, pues desde ese momento se dedicó a difundir el evangelio, pero también a educar a todos sus habitantes.

Pasado un año, cruzaba la serranía llevando hombres y mujeres a la ciudad de Córdoba, para que hicieran los ejercicios espirituales, una travesía que duraba tres días en mula y en ocasiones se trasladaba con caravanas de hasta 500 personas.

Las inclemencias del tiempo no hicieron que desistiera nunca de sus propósitos y lo más gratificante era ver cómo los feligreses cambiaban sus vidas, seguían las enseñanzas que Brochero les había compartido y buscaban también una mejor economía para su localidad.

A lado de sus feligreses al cura Brochero construyó varias iglesias y también más de 200 kilómetros de caminos, además, también fundó pueblos. Realizaba todo tipo de gestiones con el fin de que esos pueblos llegaran a la urbanización en lo posible, consiguiendo así, la instalación de oficinas de correos y telégrafos e incluso comunicación ferroviaria.

El cura Brochero era reconocido no solo por evangelizar sino además por ayudar a hombres y mujeres a tener una vida más digna. Se preocupaba tanto que en un momento enfermó y tuvo que renunciar a Curato, un tiempo estuvo en su pueblo natal.

Sin embargo, la insistencia de sus fieles era tal que decidió regresar a Villa del Tránsito en donde se contagio de lepra y quedó ciego, murió en 1914 un 26 de enero.

Cura Brochero Milagros

Para la iglesia católica existen tres estados que deben cumplir todos los que se consideran espíritus de santidad, ser siervos de Dios, ser venerable y ser beato, todos estos estados fueron cumplidos por el cura Brochero después de su muerte.

Para la canonización es necesario que haya una aprobación de un milagro y es así cómo sucede la canonización del cura.

El milagro del cual se consideró para nombrar al cura Brochero como Santo, es el de una pequeña que llevaba por nombre Sanjuanina, quien tenía tiempo en estado de coma y por supuesto al borde de la muerte, bajo la intercesión del cura Brochero la pequeña recuperó su salud y pudo llevar una vida normal.

Otro milagro que sucedió bajo la intercesión del cura Brochero, es el de un niño de nombre Nicolás, que contaba con apenas once meses de edad, cuando viajaba con sus padres, tuvieron un accidente y sus signos vitales no respondieron.

El padre del pequeño, invocó al cura Brochero y cuentan que, a partir de ese momento, hubo situaciones que no tienen explicación científica y que se pueden catalogar como milagros solamente.

Su beatificación tuvo lugar en Córdoba Argentina, en una liturgia que fue realizada por el Cardenal Angelo Amato, quien era prefecto de la congregación para las causas de los Santos y que había sido enviado por el Papa Francisco, en el año 2013 un 14 de septiembre.

El Papa Francisco dispuso entonces que el día de San José Gabriel Brochero fuera el 16 de marzo de cada año, cuya fecha coincide con el nacimiento del Santo en cuestión.

Frases del Cura Brochero 

Aquí algunas frases del cura Brochero más populares…

“Dios, me da la tarea de rezar por los hombres del pasado, del presente y por los que vendrán, hasta el fin de los tiempos”

“Si un sacerdote no tiene lástima por los pecadores, es medio sacerdote, los trapos benditos que llevo puestos no son los que me hacen ser sacerdote, si en mi pecho no llevo caridad, ni a cristiano llego”

“Promueve al hombre en la tierra, pero siempre con la vista fija hacia el cielo”

“Con lo que Dios ha hecho conmigo estoy conforme, y doy gracias siempre por eso”

“Cuando pude servir a la humanidad, Dios conservó mis sentidos íntegros y robustos, hoy ya no puedo, me ha inutilizado uno de los sentidos del cuerpo, agradezco el favor que me ha hecho Dios en desocuparme por completo de la vida activa para dejarme así la ocupación de mi fin buscar y de rezar por los hombres”

Cura Brochero Oración

<<Nuestro Señor Dios, de quien todo don perfecto procede, que dispusiste que San José Gabriel del Rosario fuera pastor, y por su celo misionero lo esclareciste, por su vida pobre y entregada a la predicación evangélica, te pedimos que por su intercesión nos concedas la gracia que te suplicamos (hacer la petición). Por nuestro Señor Jesús, Amén.>>

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados