La Verdadera Historia de Santa Rosa de Lima


Santa Rosa, una vida dedicada a la virtud y la piedad, perteneció a la tercera orden de Santo Domingo, de América es la primera Santa, desde pequeña dio signos de máxima espiritualidad.

Su vida la dedicó a los niños y enfermos, se mantenía voluntariamente en un proceso constante de purificación de su alma para estar unida a Dios.

Su familia se esforzó en darle una buena educación con sentido humanista y buena formación de su fe.

Biografía de Santa Rosa de Lima

Santa Rosa de Lima
Santa Rosa de Lima

Gaspar de Flores y María de Oliva fueron sus padres, quienes la trajeron al mundo un 20 de abril de 1586 en la ciudad de Lima, bautizada con el nombre de Isabel, pero al ver que su piel se ponía rosada al ir creciendo, empezó a llamarla por el nombre de Rosa.

Cuando fue confirmada por el Arzobispo le fue puesto ese nombre definitivamente, así es como se le conoce en todo el mundo. Santa Catalina de Siena fue elegida para ser el modelo de vida por la propia Rosa, quien, a pesar de la burla de sus padres y amigos, siguió adelante con su fe.

Se cuenta que su madre en una ocasión cuando tenían visita en casa, le colocó en la cabeza una corona de guirnaldas, y Rosa, para hacer penitencia por esa vanidad, se clavó una de las horquillas.

Hubo muchas más situaciones de este tipo, y Rosa siempre encontraba la manera de evitar caer en tentaciones banales, dedicada constantemente a atacar su amor propio a través de la humildad, la abnegación y la obediencia.

Rosa podía oponerse perfectamente a sus padres debido a causas justas, sin embargo, nunca los desobedeció, y jamás se apartó de la obediencia y con mucha paciencia se mantenía ante las contradicciones y dificultades.

Cuando no se sentía comprendida, sufría mucho, pero seguía firme en su fe, en algún momento de su vida, la familia tuvo dificultades económicas y Rosa contribuyó trabajando duro en el huerto y en la costura.

Sus padres la inducían constantemente para que contrajera nupcias, y se mantuvo luchando contra ellos por diez años, hizo votos de castidad para confirmar su decisión de vivir en consagración a Dios.

Ingresó después a la tercera orden de Santo Domingo, y prácticamente vivió recluida en una cabaña que ella misma construyó en el huerto, portaba alrededor de su cabeza una cinta con puntas que simulaba ser una corona de espinas.

Cuando hablaba de Dios, en su rostro se podía apreciar el gran sentimiento que llenaba su alma, algo que se reflejaba especialmente cuando estaba en presencia del Santísimo Sacramento y en la comunión.

Fue perseguida por sus conocidos y amigos por quince años, pero Dios también le concedió muchas extraordinarias gracias. Recibió de parte del demonio grandes tentaciones, cuando una comisión de médicos y sacerdotes la examinaron se dieron cuenta que se trataba de cosas sobrenaturales.

Tres años antes de su partida a la divinidad, sufrió de una enfermedad y estuvo alojada en casa de un empleado del gobierno porque la esposa le tenía un cariño especial.

Cuando Rosa oraba estas eran sus palabras… <<Señor, aumenta mi sufrimiento, pero también aumenta tu amor en la misma medida>>

Tenía 31 años de edad cuando Rosa murió, un 24 de agosto de 1617, en 1671, fue canonizada por el Papa Clemente X.

Virtudes de Santa Rosa de Lima

  • Caridad: Era defensora de pobres y enfermos, los visitaba en sus casas para atenderlos en todo aspecto sin importarle estar en riesgo de contagio.
  • Humildad: Siempre se mostró sencilla y modesta, a pesar de su hermosura, jamás presumía de ello más bien despreciaba su propia belleza.
  • Ayuno: Ayunaba 3 veces a la semana durante los cuales sólo comía pan y agua.
  • Oración: La oración llegó a su vida desde muy pequeña, en base a ella se fortalecía con la finalidad de tolerar los sacrificios.
  • Trabajo: Trabajó sin descanso para ayudar a la familia, y también para ayudar a quien lo necesitara, visitaba enfermos en hospitales, para atenderlos y brindarles consuelo.
  • Evangelizadora: Pese a que las oraciones personales eran completamente privadas, no perdía oportunidad para enseñar a los demás los preceptos cristianos.
  • Penitencia: Tenía una gran fuerza para imponerse penitencias en donde incluía la mortificación física, se flagelaba constantemente.
  • Fe: Mantenía una fe incondicional e inquebrantable hacia Dios, era creyente de la redención de pecados mediante los sacrificios y de la entrega tota hacia los que más necesitaban.

Santa Rosa de Lima Milagros

Se le atribuyen muchos milagros entre los cuales destacan la curación a enfermos, la protección a la ciudad de Lima, platicar con los animales y salvar en la Segunda Guerra Mundial a un pueblo filipino, entre otros.

Las Flores Perfumadas al Papa Clemente IX

Cuentan que éste Papa, estaba escéptico ante el poder milagroso de Santa Rosa, y antes de beatificarla quería comprobar esos milagros, escuchó los relatos sin tomarlos mucho en cuenta y de pronto dijo…<<Santa y Patrona, además, ¿Rosa?, si esto es verdad, que haga llover flores en mi escritorio>>, terminando de decir estas palabras, las flores comenzaron a caer sobre su escritorio.

Curación de Enfermos

Curaba a los enfermos con una imagen del niño Jesús a quien llamaba <<niño doctor>> y diariamente rezaba. Encomendaba a todos los enfermos al niño Jesús.

Pláticas con los Animalitos

Se dice que además de hablar con los animales, éstos la obedecían, según cuenta la leyenda, cuando niña, su madre iba a matar un gallo por razón de que no cantaba, entonces, Rosa le pidió al ave que cantará y así lo hizo, evitando así su muerte.

Día de Santa Rosa de Lima

Era venerado por la iglesia católica el día de Santa Rosa de Lima el 30 de agosto de cada año, pero en el Concilio Vaticano II la fecha se modificó para el día 23 del mismo mes.

Oración a Santa Rosa de Lima

<<Oh, Santa Rosa, Reina de Perú, ferviente en el amor al Señor y a la fe, que te apartaste del mundo y te entregaste a Jesús entre penitencias admirables.

Ser tu apóstol quisiera, para llevar a todos los hombres ante Cristo, Para eso renunciaste a tu belleza y atractivos humanos, flagelando tu cuerpo.

Llévanos al camino de la vida verdadera para que podamos gozar algún día de los eternos bienes. Por Cristo nuestro Señor, Amén.>>

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados