¿Quién es Santa Bárbara?


¿Quién es Santa Bárbara?
5 (100%) 1 vote[s]

Una espada, una palma y una corona representan a esta Santa, quien nunca creyó en los ídolos paganos a los que su padre rendía honores, la leyenda cuenta que esta actitud, hizo que su padre la mantuviera encerrada en un castillo el cual solo tenía dos ventanas, pero Bárbara, solicitó a unos obreros que hicieran una tercera ventana con la intención de recordar las 3 personas divinas que conforman la Santísima Trinidad.

Cuando el padre se dio cuenta de esto, se puso muy molesto y sin oponerse permitió que su hija fuera martirizada y con una espada le cortaron la cabeza. Pero en este acto llevaría su penitencia, pues cuando baja del monte donde mataron a Bárbara, un rayo cae sobre él provocando su muerte.

La Historia de Santa Bárbara Guerrera

Santa Bárbara Bendita
Santa Bárbara Bendita

Según la historia Santa Bárbara nace en el año 273 d.C. En Nicomedia, lugar que se encuentra en Asia Menor, de familia acomodada, pero con un padre de sentimientos muy oscuros, que además no creía en el cristianismo.

El padre era un hombre de negocios que viajaba constantemente y temía de las ideas religiosas de su hija, por eso, decidió encerrarla en su castillo, para que nadie pudiera seducirla y decidir él cuando ella debería contraer matrimonio y con quien, según conviniera a sus necesidades.

La joven, se mantuvo en su fe cristiana a pesar del desacuerdo de su padre, y en uno de los viajes de su padre, aprovechó y se bautizó y simbolizó la Santísima Trinidad colocando una ventana más en la torre donde había sido encerrada.

Al regreso, su padre estaba lleno de cólera, tanto así que, el mismo la presentó ante los tribunales para que tratar de obligarla a renunciar a su fe.

Bárbara no pudo hacer nada para defenderse y fue sentenciada, la maltrataron, la humillaron igual que sucede con la gran mayoría de los Santos.

Condenada a muerte la leyenda cuenta que fue su padre quien le dio muerte con una espada en la cima de una montaña, cortó su cabeza, posterior a este acto, sucede que cae un rayo y lo mata.

A Bárbara le dieron sepultura en un pueblito cercano, en el que se dice ocurrieron muchos milagros.

En la actualidad se reza a esta Santa para solicitar ayuda en casos de tormentas fuertes en donde se puede estar en peligro a causa de los rayos. Pero mucho antes, también se le consideró patrona de los soldados, y todo militar que estuviera en contacto con explosivos, así como, de mineros.

En general los fieles devotos piden su protección contra las envidias, mal de ojo, injusticias, así mismo, la fuerza para realizar acciones que llevan peligro, y salir victoriosos ante los enemigos.

La iglesia católica celebra el día de Santa Bárbara el 4 de diciembre de cada año.

Los Milagros de Santa Bárbara

Los milagros de la Santa Virgen Bárbara, ocurrieron desde el día que fue sepultada, especialmente en ese pueblo llamado <<Gelasio>>, de donde se tiene conocimiento del más representativo milagro de esta Virgen Santa.

Cuenta la tradición que en el año 1701 un 27 de mayo, la Moncada fue cubierta por una nube que se veía estaba llena de piedras que sin duda arrasaría con toda la cosecha sembrada.

Entonces, se reunieron en el Templo todos los agricultores que eran católicos, y pidieron ayuda divina, una idea vino a la mente del rector, quien tomó una reliquia de Santa Bárbara y con ella en manos salió del templo para bendecir la Moncada.

Inmediatamente después de este acto, pasó la tormenta hacia los pueblos cercanos destruyendo casi todo de ellos, pero sin tocar la Moncada ni los anexos de la parroquia.

Novena a Santa Bárbara

Aquí detallamos la novena a Santa Bárbara en cada uno de los nueve días…

Se inicia con la señal de la cruz

(en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo Amén)

Preparación:

Señor, Abre, mis labios, y con elogios sabios te bendeciré. De los afectos limpia mi corazón, con que el mundo arrastra sus proyectos: Tinieblas de mi mente destierra y permanente seré en alabarte.

Gloria

(Gloria al padre, al hijo y al Espíritu Santo, Amén)

Acto de Contrición:

Jesucristo Señor mío, eterno y verdadero Dios, a quien he ofendido con mis muchas culpas, Señor, desde hoy y hasta el día de mi muerte digo: de corazón que me pesa haberte ofendido, me propongo Señor, nunca más ofenderte con ayuda de tu divina gracia, más bien morir antes de pecar, y espero de tu misericordia y bondad infinita que perdones mis pecados. Señor, dame gracia y tiempo para una buena confesión hacer, mi vida enmendar mediante la intercesión de la Virgen Santa Mártir Bárbara, una dichosa y feliz muerte. Amén.

Oración:

Gloriosa Virgen, Mártir y Santa, Bárbara, que, por la honra de Dios, sufriste en una cárcel tenebrosa, hambre y sed, como crueles azotes, que con admirable paciencia toleráste que cortaran tus pechos, que con tenazas ardientes despedazaran todo tu virginal cuerpo, y que incluso tu propio padre fuera quien te quitara la vida, para cumplir tu primera edad en el hogar celestial. Con humildad te rogamos alcances de Dios, que atinamos a vivir en su santa gracia y temor, sufriendo en esta vida las tribulaciones que se nos presentaran con mucha paciencia, para que así al llegar el trance difícil de nuestra última hora, nos sea concedido por la intercesión de vuestra majestad, un arrepentimiento verdadero de las culpas cometidas, y que en las calmadas aguas de la penitencia purifique nuestras conciencias, alimenta  nuestra alma con la sangre y cuerpo de Jesús Sacramentado y con la fuerza de la última unción, pasemos exitosos en la región de la eternidad, y en la gloria logremos vuestra compañía. Amén

Se rezan 3 Padres Nuestros, Ave María, Gloria.

Salutación:

También Puedes Leer:

Honor de las vírgenes, Dios te salve, de las nobles lustre, de las sabias luz, de los mártires ejemplo, insigne Bárbara, que mereciste ser imitadora de María Santísima por tu pureza, fiel esposa de su hijo purísimo, y amada de toda la Trinidad, que pudiste entrar en todos los arcanos de misterio tan incomprensible, con tu ejemplo guíanos a las inmortalidades de la gloria, para alabar eternamente y en compañía tuya al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Día Primero de la Novena

Dios misericordioso, de piedad, clemente, que diste a la gloriosa virgen, mártir y Santa Bárbara, conocimiento y discreción digna de admirar para la veneración del altísimo misterio de la Trinidad infalible, creer fielmente y adorar con la mayor constancia la unidad de la esencia y la Trinidad de las tres personas, rogamos por sus méritos e intercesión nos concedas, que al permanecer siempre firmes en esta fe santa y creencia, morir merezcamos confesando tan alto misterio, por Jesús nuestro Señor, que vive y reina contigo en el Espíritu Santo, Amén.

(Petición)

Oración Final

Gloriosa Virgen, mártir y Santa Bárbara, abogada y patrona mía, acude a mi auxilio en el último día de mi vida, para que por tu intercesión, no muera sin la ayuda de los sacramentos santos, sino que, antes de que se separe mi alma de mi cuerpo, alcance de tu esposo celestial, la contrición verdadera, dolorosa y entera confesión, comunión sagrada y unción extrema, pasando así del destierro actual a acompañarte en la gloria eterna, Amén.

Día Segundo de la Novena

Oh Mi Dios, Señor Omnipotente, que adornaste a la bienaventurada Virgen, mártir y Santa Bárbara de mucha fuerza, que le ayudó a sufrir los más tormentosos castigos en defensa del misterio de tu incomprensible Trinidad, dispón de nuestros corazones por su poderosa intercesión y méritos, para desde este momento y amparados por la gracia divina, seamos firmes con valor y constancia ante las asechanzas de mis enemigos, haz Señor, que nos fortalezcamos en nuestra fe, con aliento en la esperanza e hinchados en la caridad, las divinas inspiraciones abracemos, en todo cumplamos por tu santísima voluntad, y alcancemos en esta vida el favor que solicitamos en la novena, te alabaremos por eternidades en la gloria, Amén.

Día Tercero de la Novena

Oh Señor, Dios de bondad infinita, que inspiraste a la gloriosa Virgen, Mártir y Santa Bárbara los deseos más ardientes de prepararse bajo el estandarte de Jesús a través del sagrado Bautismo, con cuyas aguas sagradas apagó por siempre el ardor de la liviandad, haz Señor, que por su poderosa intercesión y méritos, el rocío celestial de la gracia divina apague el voraz fuego de las culpas, para que recubiertos nuevamente con la cándida estola que recibimos con la gracia en el santo bautismo, seamos merecedores junto con el fervor especial que te pedimos en esta santa novena, morir y vivir sanamente, y ser párticipes en el día último de nuestras vidas, de la bendición eterna que tienes reservada para los elegidos, en cuya compañía alabaremos por la gloria, Amén.

Día Cuarto de la Novena

Señor, Dios de eterna majestad, que entre las piedras duras diste un resguardo a la gloriosa Virgen, mártir y Santa Bárbara, cuando del rigor de su padre huía, milagrosamente se abrió un peñasco para dar paso franco, humildemente te rogamos, Señor, que por su intercesión y méritos, suavices la dureza de nuestros corazones, para que haciendo dignos frutos de penitencia, las heroicas virtudes de nuestra patrona y abogada imitemos, e incesantemente nos ocupemos en meditar sus santos misterios, para así conseguir el favor que pedimos en esta santa novena, y te alabemos infinitamente en la gloria, Amén.

Día Cinco de la Novena

Señor, Dios de sabiduría incomprensible, que permitiste por sacrílegas manos fuera desnudada la gloriosa Virgen, mártir y Santa Bárbara, y que con la púrpura sangre su cuerpo fuera cubierto, producto de azotes crueles, para que, de algún modo imitara los padecimientos de tu hijo, por su propio padre y no por verdugos extraños, haz, Señor, que por su intercesión poderosa y sus méritos, de los hábitos pecaminosos que nos dirigen al mal nos desnudemos, nos de la cruz de la mortificación nos recubramos, alcanzando tu misericordia y piedad infinita, el favor que pedimos en esta santa novena, una vida de inocencia y una muerte justa, para alabarte infinitamente en la gloria, Amén.

Día Seis de la Novena

Señor, Dios Omnipotente, de los mártires gloria, de los justos alegría, de los ángeles esplendor, que diste a la gloriosa Virgen, mártir y Santa Bárbara, mucha serenidad y valentía para abrazados ver sus labios hermosos con encendidas hachas, con crueles golpes atormentada su cabeza, con tantas blasfemias e injurias sus oídos lastimados, y sus pechos castos cortados de forma inhumana, te suplicamos con humildad Señor, por su intercesión y méritos, que enciendas la llama de tu amor divino en nuestros corazones, para constantemente ofrecerte todos los trabajos y penas de esta vida, unidos con nuestra protectora, y alcanzar de tu grande clemencia el favor que pedimos en esta santa novena, de los santos sacramentos la participación y la eterna posesión de bienaventuranza, Amén.

Día Siete de la Novena

Señor, Dios en todas tus obras admirable, que vio a la gloriosa Virgen, mártir y Santa Bárbara, a la vergüenza por las calles de Nicomedia expuesta, llevada a los tribunales desnuda, a la vista de ojos sacrílegos, cubriste su cuerpo con nebuloso ropaje que resplandecía como el mismo sol, te pedimos nos concedas por su intercesión y sus méritos, que en la hora de la muerte, cuando al vituperio de los enemigos nuestras almas estén expuestas, nos cubras con la purísima nieve de Jesús Sacramentado, sirviéndonos en la penosa jornada para la eternidad de viático y alimento, para que nos liberes de la vergüenza y la confusión de la culpa, alcancemos el favor que pedimos en esta santa novena, y la corona de la gloria inmarchitable, Amén.

Día Ocho de la Novena

Señor, Dios clementísimo, de los afligidos consuelo, de los atribulados refugio, que concediste a la gloriosa virgen, mártir y Santa Bárbara, gracias y favores especiales para perdonar a los devotos, sobre todo en las borrascas, terremotos, tempestades, y repentinas muertes, te pedimos por su intercesión y sus méritos que, cuando tu divina justicia irritada contra nuestras culpas, castigarnos quieras con terribles azotes, acuérdate de ese iris de paz sagrado, que colocaste en el horizonte, y uses la misericordia con sus rendidos y fieles devotos, motivándonos a verdadera penitencia, para que nuestra miseria reconozcamos, y alcancemos en esta vida, el favor que pedimos en esta santa novena, una preciosa muerte y gloria infinita, Amén.

Día Nueve de la Novena

Señor, Dios de todas las virtudes, que enriqueciste a la gloriosa virgen, mártir y Santa Bárbara, con un especial poder, para el amparo de sus devotos fieles en la agonía de su muerte, en especial para que no pasen a la eternidad sin los santos Sacramentos, como innumerables pecadores lo han experimentado, te suplicamos insistentemente por su intercesión poderosa y sus méritos, que inclines tus piadosos oídos, para que escuches las súplicas que hemos hecho en el discurso de esta santa novena, concédenos la presencia dulce de tan prominente mártir en la hora de nuestra muerte, cuando con sus astucias nos inquiete el enemigo, concédenos el favor especial que con tanto fervor te hemos pedido en estos días y finalmente concédenos todas las ayudas necesarias para participar de los santos sacramentos, morir en la paz de una caricia y pasar a bendecirnos infinitamente en la gloria, Amén.

Oración a Santa Bárbara Bendita

<< Virgen María Santísima, madre y consuelo de quienes sufren, te ruego, con humildad, escuches esta plegaria, esta oración a Santa Bárbara Bendita y prometo rectificar mis faltas, te suplico, permitas que Santa Bárbara, me libre de ______, mal que padezco y que es mi sufrimiento y martirio, se disemine por obra de su gran prodigio, que pueda salir de este cuarto donde en cautiverio y enfermo estoy, caminar sano y con el corazón alegre, Amén.>>

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados