Oración a San Expedito el Santo de lo Imposible

San Expedito es uno de los muchos santos venerados por creyentes católicos alrededor del mundo y sin duda la oración es una de las más reconocidas.

Se ha vuelto tan popular porque a él se le atribuye ser el santo de los juicios justos y de situaciones urgentes, pero también es invocado cuando se requiere protección a jóvenes paseantes, soldados, educandos.

El santo no es parte del calendario eclesiástico y tampoco es mencionado en las misas católicas, sin embargo, los feligreses católicos lo reconocen como patrón de dicha religión.

¿Quién es San Expedito?

San Expedito
San Expedito

En Armenia, Expedito era un centurión romano, el cual sufrió martirio por tiempos del año 303 en la actual Turquía, por el hecho de haberse convertido al cristianismo.

Defendía sus ideologías religiosas de quienes hacían burla de ella, la iglesia católica lo canoniza mediante el papa Clemente X, para el año 1671.

Es conmemorado por la iglesia católica el día 19 de abril.

La imagen de San Expedito se reconoce porque lleva puesto el uniforme que en sus tiempos usaban los romanos, con el que hace referencia al puesto que ocupaba dentro de las tropas militares. Una hoja de palma es sostenida por su mano izquierda, señal del sufrimiento que tuvo que pasar San Expedito por defender su ideología religiosa.

En su mano derecha, carga una cruz marcada con el vocablo “HODIE”, que significa “HOY”, parado sobre un cuervo con la expresión “CRAS”, que significa “MAÑANA”. Son estas dos imágenes las que representan la historia que hicieron Santo a Expedito.

Historia de San Expedito

Se dice que estaba al servicio de la milicia romana y por ende fue defensor del imperio cuando sucedían las invasiones bárbaras, pero al momento que decide convertirse a la fe cristiana, se le martiriza, murió junto a fieles compañeros de la milicia como: Gálatas, Aristónico, Rufo, Caio.

La historia cuenta que en el momento que sucedía la conversión, el demonio se acercó a él, y tomando la forma de cuervo, le gritaba “CRAS, CRAS, CRAS” que significa “MAÑANA” en latín, era la forma en la que el demonio quería persuadir a Expedito de convertirse al cristianismo, porque bien sabe el demonio que todo lo que se deja para mañana es muy probable que no se realice.

Expedito, sin embargo, pisoteo el cuervo rápidamente y pronunció “HODIE, HODIE, HODIE”, que significa “HOY”, expresando que no dejaría nada para otro día, desde hoy he de ser cristiano añadió.

Fue así como se convirtió en un combatiente de Cristo, y desde ese momento hizo uso de su valentía y obediencia enfocadas en el Reino de Dios.

Su nombre en sí es sinónimo de rapidez, de ahí que se cree en él como un Santo que intercede prontamente por las peticiones que se le recomiendan.

Si tienes una situación que necesita atención urgente el Santo a quien débes invocar es San Expedito, Además, es venerado para protección de jóvenes, educandos, enfermos, en dificultades laborales, de familia y de juicios.

Milagros de San Expedito

Como ya hemos mencionado San Expedito es el Santo de las causas juntas y de las necesidades urgentes, los fieles creyentes lo invocan cuando están en gran apuro y piden su intercesión ante situaciones de enfermedad, de falta de dinero, de dificultades para conseguir trabajo, etc.

Tiene muchos adeptos que aseguran haber recibido mediante su intercesión la gracia de los milagros. Sin duda son muchos los milagros que se atribuyen de su intercesión ante Dios.

Desde gente que se ha visto perdida en el mundo sin saber a donde ir, con quien acudir y que de pronto recupera el rumbo, hasta parejas que se encuentran devastadas por no poder procrear, incluso jóvenes que piden su intercesión ante Dios para lograr con éxito un examen de difícil resolución.

En fin, son miles y miles de milagros que se conocen alrededor del mundo y quienes los reciben dan fe y testimonio de ello.

Pero hay una gran hazaña que San Expedito realizó en épocas de Marco Aurelio y se le conoce como el Milagro del Agua.

Se menciona que, encerrados por los enemigos bárbaros, un grupo de militares, incluido Expedito, estaban sin alimento ni agua y que pensaban solo un milagro podría salvarlos, momentos antes de ser atacados, los militares se arrodillaron tal como hacían los cristianos pidiendo clemencia a Dios.

Expedito que tenía conocimiento sobre la palabra de Dios, al que le gustaba las historia narradas y la actitud que mostró ante la muerte, había postergado su conversión al cristianismo por el puesto que ocupaba en la milicia.

Cuando los bárbaros vieron la acción de los militares quedaron anonadados y detuvieron por un instante el ataque, en ese momento el cielo se nublo hasta tomar un color oscuro por completo y una gran tormenta sucedió, los soldados saciaron su sed bajo la lluvia, usando sus cascos para beberla, el agua en sus cuerpos fue energía pura y ayudó para salir triunfantes de aquella batalla.

A partir de ese suceso, Expedito y el resto de los soldados se convirtieron en cristianos. Expedito por supuesto abandonó su vida militar para dar inicio a una vida nueva y dar testimonio de su fe para con Dios hasta que murió en el año 303, cuando fue degollado en Armenia.

Se cuenta que sus restos jamás fueron encontrados y se cree que los escondieron muy bien para evitar fueran saqueados.

Oración a San Expedito Para el Dinero

La siguiente oración a San Expedito es para que interceda por nosotros ante la necesidad de dinero o de un trabajo, es una petición de urgencia, el nos va a guiar por el camino justo de la fortuna y riqueza, para no decaer ante las necesidades cotidianas, tengamos nuestro pan diario y nos quede un dinero extra para mantener nuestro hogar cómodamente, y rindamos tributo a su nombre que nos ayuda en momentos de miseria, San Expedito.

“Magnánimo San Expedito,

Sacrificado, coraza y bayosa defensora

Por todos los servidores leales eres aceptado

Por el reluciente don de nuestro Dios, te ha concedido sin reproches, con el requisito que, acudieras a nuestras necesidades rápidamente tal como un rayo y efectivo como el hacha.

Magnánimo San Expedito,

Santísimo amado, que, aun sabiendo de tu inalcanzable valor para Dios, hoy te presentamos nuestras penas y angustias.

Glorioso y Bendito San Expedito,

Tú que fuiste palpado por la dicha y gracia de Dios y te fue dada la luz divina reluciente, deliberadamente sabes de nuestras urgentes necesidades, nuestro apuro del trabajo, nuestras dificultades con el dinero y nuestras disputas familiares por falta de acercamiento.

Por este motivo, te invoco hoy Señor y jefe y dejamos nuestras quejas en tus manos”.

(Entra aquí tu petición)

De igual manera, te imploramos nos otorgues de Dios, fe y esperanza que no se desvíe.

Una efusiva ayuda que nos colme de su amor y del amor a nuestro prójimo, nuestros socios, el hombre, así como plena confianza y equilibrio que pueda presentarse aún en las peores circunstancias que pueda confrontar.

Te lo pido en nombre de nuestro Señor Jesús,

Amén

[ratemypost]