San Cipriano (Quien fue, Historia y Oraciones)


Gran conocedor de los falsos dioses debido a que sus padres encontraron en él ciertas cualidades y tomaron la decisión de enviarlo a aprender ese tipo de cultos.

Más pasado el tiempo y siendo ya un hombre adulto toma la decisión de convertirse al cristianismo no sin antes dejar impresos sus conocimientos sobre la magia y los milagros que realizó mediante ella.

Hoy vamos a conocer más de este Santo, su historia, oraciones, una vida llena de inesperados senderos que cambiaba de rumbo en el transcurso de su vida.

¿Quién es San Cipriano?

San Cipriano
San Cipriano

De origen africano, con padres idólatras que poseían grandes riquezas, debido a que vieron el él grandes cualidades fue enviado para aprender sobre el culto de los falsos dioses.

De una cultura enriquecedora, que adquirió a través de sus múltiples viajes, de primera intención dedicó su tiempo a la enseñanza de la retórica, pero al cumplir los 35 años de edad, abandonó el paganismo para convertirse al cristianismo.

Historia de San Cipriano

Por consejo del presbítero Cecilio, hizo uso de todos sus bienes para auxiliar a los necesitados, y pasado un tiempo se ordenó, como presbítero y varios años después se le nombró Obispo de Cartago.

Cipriano fue martirizado por los emperadores Galieno y Valeriano y perseguido en Roma por Cornelio.

Estuvo involucrado antes de la conversión al cristianismo en asuntos de magia blanca y hechicería, y era poseedor de grandes cualidades para efectuar exorcismos, todo tipo de hechizos, entre otras cosas que tenían relación a lo mismo.

Por eso se dice fue parte de la vida pagana, hasta que un día decide cambiar su rumbo convirtiéndose al cristianismo, el cambio como es de suponerse fue completamente radical y era un ejemplo para otros sobre la práctica de la austeridad, sus enseñanzas se enfocaron en la caridad humana.

Después de ser bautizado, ingreso al clero haciendo entrega de todos sus bienes patrimoniales, tuvo participación en la elección episcopal por el año 249 en donde obtuvo el triunfo por votación democrática.

Dentro de su autoridad episcopal, San Cipriano fue firme y fuerte, y prevalecía su opinión delante de sus confesores. Mientras estuvo en el mandato de la iglesia de Cartago, San Cipriano fue perseguido por aquellos que estaban en contra del cristianismo, hasta por ahí de la mitad del siglo III.

En el 250, tuvo que ocultarse debido a esas persecuciones, intentando evitar que sucedieran cosas graves, pero jamás se mantuvo alejado de la iglesia, desde donde estaba, siguió su mandato y gobernó a sus fieles mediante una gran actividad literaria (enviaba cartas), en cuanto estuvo seguro de que su vida no corría riesgo, vuelve a su ciudad donde se dedicó al 100% a su comunidad.

En el año 257, el procónsul Aspasio, pidió que lo llevaran a su presencia, la idea era interrogarlo para obtener información, la forma que utilizó Aspasio para presionarlo a decir la verdad, era diciéndole que había órdenes de los romanos que no seguían sus mismas creencias de que su culto no podía ser, y preguntó a Cipriano si él pertenecía a ese culto.

San Cipriano como buen cristiano, no negó que formaba parte del culto religioso del cristianismo y además incluyó en su respuesta que él era Obispo y que su fe estaba firme en la creencia de la existencia de un solo Dios.

Al escucharlo el procónsul ordena que lo exilien, San Cipriano busca refugio en Curubí, pasados unos años, el procónsul fue relevado por otro y le llamaron de nueva cuenta para que hiciera su confesión.

En su confesión, San Cipriano refuerza su fe al cristianismo y por esa razón es mártir, pues fue condenado a muerte, antes de ser ejecutado, y como muestra de su generosidad que le caracterizaba, pidió que se le entregaran a su verdugo 25 monedas de oro.

Así, San Cipriano fue decapitado el 14 de septiembre, en una plaza pública y frente a sus fieles seguidores quienes tuvieron a bien asistir para admirar el gran ejemplo que este Santo Mártir les daba, muchos lloraron su muerte y pidieron haciendo oración por su alma.

Según la historia, San Cipriano fue el primero de los Obispos que derramó su sangre en África, después de que les sucediera a los apóstoles al momento de reafirmar su fe al cristianismo.

Y es justamente por la gracia de San Cipriano que África está cada vez más abierto a la lectura de la Santa Biblia.

El Libro de San Cipriano

El libro de Cipriano es conocido de manera popular como Ciprianillo. Posiblemente no hay otro libro que sea tan codiciado por las personas, en su interior el autor narra a detalle un sin número de milagros y hechizos realizados por el mismo que la gente no duda en querer seguir todos los consejos que ahí se describen.

Sus actos de magia fueron tan populares que se le pone al nivel de los más famosos magos de su época como Salomón o Simón el mago, quienes, por cierto, también escribieron algunos libros de magia.

El libro de San Cipriano está en la categoría de los libros de nigromancia, es decir que su contenido es de magia negra, pero gran parte del libro se dedica también a la magia blanca.

La realidad es que en cada uno de sus hechizos y magias siempre hay una pequeña parte donde es usada la magia negra y es por esa razón que entra en la categoría ya antes mencionada.

Oraciones a San Cipriano

<<San Cipriano, te suplico que aquellos que por alguna razón estén unidos con hechizos, con brujería o poseídos por el demonio, los deshagas, los desembrujes, para que el perro rabioso no los domine más (el nombre).

San Cipriano, te ruego protegerme de todo maleficio, de toda deslealtad de satanás, cuida de mí la vista y mi pensamiento, confunde y aleja a mis enemigos, mantenme triunfante sobre ellos en la eternidad. Así sea.>>

Oración a San Cipriano para el amor

<<San Cipriano Obispo glorioso y poderoso mártir, libérame de cualquier hechizo y de todo maleante, por el gran poder que te concedió el Dios Todopoderoso, con tu auxilio y estando en tus manos me sentiré protegido de mis enemigos y de todo el mal.

Tú que prometiste auxiliar a todo aquel que necesite curar todo tipo de maleficio lo más rápido posible, concede también la libertad del que se encuentra prisionero.

Siendo tu el gran consuelo de todos los que están afligidos, en tu ayuda celestial es que les permites seguir avanzando, tú mediador mediante el cual se puede llegar al cielo, Tú que amparas a desvalidos en cualquier momento que te lo soliciten y que guías en el camino a los viajeros.

Hoy me presento ante ti, para suplicarte que el amor llegue a mi vida, que una persona llegue y me demuestre su amor y me adore, que a mi lado luche para salir adelante, que sea cariñosa, amable, que no cambie con el paso del tiempo y que todo lo que suceda en nuestras vidas juntos sea para bien, para la honra y gracia de nuestro señor Jesús, Amén>>

Oración a San Cipriano para el dinero

<<Poderoso San Cipriano, me postro de rodillas ante ti, porque tengo un problema económico, necesito urgentemente dinero, mi familia está padeciendo las carencias de no tenerlo, por tu infinita misericordia te pido que intercedas por mí.

Pon en mi camino honestas formas de conseguirlo, para que puedan comer mis hijos, para que no les falte el pan de cada día, que no me vea cohibido de darles cosas que deseen por falta de dinero.

Bendito San Cipriano dame la solución para hallar el dinero que necesito para vivir bien, no pido dinero en exceso, solo el dinero necesario para no tener así sufrimientos y tener una estabilidad económica, te prometo si me ayudas a conseguir el dinero que tanto necesito, te ofrezco mi fe y haré que otros también te adoren, que confíen en ti y en tu misericordia infinita, San Cipriano ruega por nosotros. Amén>>

Oración a San Cipriano para que me llame

<<Por tus poderes San Cipriano y de las almas que lo vigilan haz que (nombre de la persona) venga ahora aquí ante mí (tu nombre), que venga enamorado y de rodillas, con un gran amor, que me llame y que me pida perdón por las cosas que me hizo y por las mentiras que me dijo.

San Cipriano, que me llame para pedirme en noviazgo, tienes el poder de hacerlo que olvide y que se aleje de cualquier persona que esté en su vida, que regrese a mí, que solo sea yo quien viva en sus pensamientos, San Cipriano aleja de (nombre de la persona), a hombres o mujeres que en este momento lo estén buscando.

Te pido que piense en mí en este momento, que tenga seguro que soy la mujer que necesita, haz que llame de inmediato, que (nombre de la persona), no viva sin mí, que (nombre de la persona), tenga en su mente solo mi imagen, que esté donde esté y con quien esté sienta el deseo y la necesidad de llamarme, que en su pensamiento esté solo mi nombre (nombre tuyo).

Que cuando sueñe solo sueñe conmigo, que al despertar piense solo en mí, y quiera tenerme a su lado, que cuando camine y en cualquier cosa que haga piense en mí, en cada instante de su vida solo piense en mí, y que sienta la necesidad de tenerme a su lado.

Que necesite y quiera llamarme, verme, sentirme cerca, que me quiera dar todo su amor, que (nombre de la persona) tenga necesidad de besarme, abrazarme, cuidarme por el resto de su vida.

Que las 24 horas del día sienta placer y felicidad con solo escuchar mi voz, oh adorado San Cipriano y Virgen del Carmen, hagan que (nombre de la persona) tenga un deseo difícil de controlar, que nunca antes lo haya sentido y que no sienta por nadie más.

Que sienta solo placer y deseo por mí (tu nombre), Te doy las gracias querido San Cipriano por encargarte de mi petición y por auxiliarme para que mi ser amado me llame y regrese a mí, te prometo difundir tu nombre y tu fe en intercambio por hacer que me ame (nombre de la persona) y que regrese a mí enamorado, cariñoso y fiel.

Amén.>>

Oración a San Cipriano para desesperar

<<Oh glorioso y poderoso San Cipriano que tienes poder de desesperar aquí frente a ti hoy, con el respeto que mereces y con mi devoción y fe, hago esta plegaria para que vengas a mi auxilio y hagas que se desespere (nombre de la persona).

Te suplico encuentres en el camino de (nombre de la persona), para que lo hagas desesperar y lo regreses rendido a mis pies, que venga como un borrego manso, que regrese lleno de amor y de deseo, que no tengamos peleas ni problemas, que estemos enamorados y felices.

San Cipriano y Virgen de la Candelaria, les pido que traigan a (nombre de la persona) a mí, que regrese cariñoso, entregado y fiel, para que sigamos siendo la pareja que en algún momento fuimos, que no haya infidelidades, no rencores ni reproches, auxiliame para que seamos felices en familia donde el amor y la felicidad sea lo primero y llenos de unión y armonía.

También Puedes Leer:

San Cipriano, desespera a (nombre de la persona), para que se sienta libre de cualquier otro amor y que regrese arrepentido para que no volvamos a separarnos y seguir juntos hasta la eternidad.

Tráeme a (nombre de la persona), de manera urgente a mi lado, que desespere por regresar a mi lado salvo y sano, pero que regrese totalmente enamorado, dedicado, manso, que su corazón esté lleno de amor por mí (nombre tuyo), que no haya nadie ni nada que nos separe, que sea solo dicha y felicidad la que mantenga nuestro hogar.

San Cipriano escucha mis ruegos, te suplico que concedas este favor, concédeme esto que tanto anhelo y necesito (nombre de la persona), regrese a mi (nombre de la persona), te doy las gracias de corazón, oh bendito San Cipriano.

Amén.>>

[ratemypost]

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados