Explicación del Salmo 91 de la Biblia Católica

En este artículo queremos dar una explicación más profunda sobre el mensaje que Dios nos envía través de este Salmo. “Oración de Poder”, es justo como se le considera a este salmo, debido al fuerte efecto espiritual que ocasiona en las personas que hacen esta oración, el salmo 91, si es narrado con fe es capaz de cambiar cualquier situación difícil.

Cuando rezamos el salmo 91, estamos colocando un escudo que nos protegerá de todo mal, Él siempre enviará misioneros que nos protejan, esos misioneros son los ángeles, los que tienen la encomienda de protegernos, de guiarnos y de supervisarnos.

Si se lo permitimos a Dios, Él, tiene suficiente poder para tener un control absoluto sobre nuestras vidas. Es importante que tengamos absoluta confianza en Dios, pues es la única manera de que recibamos la protección de la que hace referencia el salmo 91.

¿Cuál es el Salmo 91 de la Biblia Católica?

el salmo 91 de la biblia
el salmo 91 de la biblia

Para el mundo, el salmo 91 es el de mayor importancia en la Biblia, es usado como oración, con diversas finalidades y en cualquier tiempo en la vida. Hay una energía poderosa encerrada en esas palabras tan poderosas, que a través de ellas es posible superar los momentos más difíciles en la vida de cada ser humano.

Sin importar el motivo por el cual estés buscando ayuda, este es el salmo al cual puedes recurrir, ya que es el mejor aliado para sentirte renovado en la fe con Dios.

Salmo…

Tú, que vives en el refugio del Altísimo y que resides bajo sombra del Todopoderoso,

Di al Señor… Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien deposito mi confianza.

Él te librará del lazo del cazador y del azote de la desdicha,

Te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio.

No tendrás temor de la noche ni de la flecha disparada de día,

Nin la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.

Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tu estarás fuera de peligro… su lealtad será tu escudo y armadura.

Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío.

Pero tú dices… Mi amparo es el Señor, tu has hecho del Altísimo tu asilo.

La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda…

Pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.

En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra,

Andará sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones.

Pues a mi se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues, mi Nombre conoció.

Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores.

Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación.

¿Qué Significa el Salmo 91?

Hemos ya leído completo el salmo 91, ahora vamos a tratar de hacer una interpretación del significado de esas poderosas palabras. Para el que confía en el Todopoderoso, el salmo 91 tiene prometidas un sinfín de bendiciones.

“Tú, que vives en el refugio del Altísimo y que resides bajo sombra del Todopoderoso,

Di al Señor… Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien deposito mi confianza.”

Nos deja ver que cualquiera que tenga una fe firme, está en el sitio de Dios más seguro, su propia sombra y una protección otorgada por él mismo.

Es clara la enseñanza en este sentido, todo creyente que haga propias las promesas del Señor, tiene que vivir también en perfecta comunión con él, pero jamás debe actuar por propia voluntad, sino hacer lo que Dios dice, Consagrarse al servicio de Dios sin reservas.

También nos dice que debemos tener plena confianza en él, estar seguros de que es él, el único que puede protegernos y fortalecernos.

“Él te librará del lazo del cazador y del azote de la desdicha”.

Lo que quiere decir en este versículo es que debemos saber que Dios va a salvarnos de cualquier enemigo sin importar si lo vemos venir o no, además, promete protegernos de las mortales plagas, enfermedades, epidemias. Nos recuerda que mientras sigamos viviendo en el lugar oculto de Dios, nos protegerá de todos nuestros enemigos.

“Te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio”.

Nos dice que Dios siempre ofrece protección a quienes son de él, lo único que necesitamos es tener confianza absoluta en él.

“No tendrás temor de la noche ni de la flecha disparada de día,

Nin la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.

Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tu estarás fuera de peligro… su lealtad será tu escudo y armadura.”.

Cuando se vive en el santuario de Dios, nadie puede sentir temor, puede haber terror en la tierra, amenaza constante, pero nada de eso puede contra la protección del Todopoderoso. También refiere que podrán caer muchos a los lados, más si estás bajo el cuidado del Señor nadie los tocará.

“Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío”.

Nos dice en este versículo que quien esté bajo su protección podrá observar como los malos serán castigados.

“Pero tú dices… Mi amparo es el Señor, tú has hecho del Altísimo tu asilo.

La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda…”

Tenemos que observar con atención cada párrafo del salmo, ya que, si bien existen promesas, también hay exigencias, hay una declaración condicionada que debemos hacer siempre para que podamos reclamar sus promesas.

De tal manera que, si vemos que no estamos siendo correspondido con las promesas expresadas en el salmo, debemos preguntarnos ¿Estoy realmente haciendo lo que Dios indica en su palabra?, porque primero hay que hacer la condición para poder llegar a la promesa.

“Pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.

En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra”.

Aquí nos dice exactamente cómo es la forma en la que Dios nos da su protección, envía sus ángeles para que nos protejan por cualquier camino que andemos, incluso dice que sus manos serán las que nos levanten para no tropezar.

“Andará sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones”.

Mientras estemos resguardados por Dios, seremos capaces de pisotear hasta al león y la cobra.

“Pues a mí, se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues, mi Nombre conoció.

Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores.

Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación”.

Dios envía bendiciones para aquellos que se han consagrado a él, Si nos entregamos en cuerpo y alma a Dios, si le entregamos nuestra confianza, Dios nos honrará, nos enviará bendiciones con larga vida, una final y completa visión de la gracia divina.

Para lograr la salvación, tenemos que cumplir con las condiciones impuestas por Dios.

¿Quién Escribió el Salmo 91?

Con exactitud no es posible definir hasta el día de hoy, quien ha escrito el salmo 91, hay quienes dicen que fue Moisés y otros dicen que fue el Rey David.

En todo caso, debemos recordar que lo escrito en la Biblia, es autoría del mismo Dios, y que ya sea Moisés o David, fueron solo el instrumento que él uso para que escribieran en su nombre.

Salmo 91 Antigua Versión

Tú que vives en el abrigo del Altísimo y que radicas a la sombra del Todopoderoso.

Dile al Señor… Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío.

Él te librará de la red del cazador y de la peste perniciosa, te cubrirá con sus plumas y hallarás refugio bajo sus alas.

No temerás los terrores de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las tinieblas, ni la plaga que devasta a pleno sol.

Aunque caigan miles a tu izquierda y diez mil a tu derecha, no será alcanzado… su brazo es escudo y coraza.

Con dirigir una mirada, verás el castigo de los malos, porque hiciste de Dios tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo.

No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, porque él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos.

Ellos, te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra, caminarás sobre leones y víboras, pisotearás cachorros de león y serpientes.

Él se entregó a mí, por eso, yo lo libraré, lo protegeré, porque conoce mi Nombre, me invocará, y yo le responderé.

Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré, le haré gozar de una larga vida y le haré ver mi salvación.

Salmo 91 en Hebreo

En esa lengua se conoce como Tehilim 91, que tiene por significado canto sagrado, hay quienes dicen que aprender el canto sagrado (salmo 91) ofrece beneficios de gran poder.

Yosev beseter elyon betzel Shadai yishlonan

Omar Ladonay majsi umzudati, Elohai evtaj bo

Ki hu yetzeleja mipaj yakush, mi-dever havot

Bebrato yashej laj, ve’sajat ke’nafav tejse, tzina vetojera amito

Lo tira mipajad laila, mejetz ya-uf yomam

Mi-dever ba’ofel yahaloj, miketev yashud tzaharaim

Yipol mitzideja elef, urvava mimineja, eleja lo yigash

Rak be’eineja tabit ve’shilumat re’shoim tire

Ki atá Adonay majsi, elyon samta me’oneja

Lo se’une eleja ro’o, ve’nega lo yikrav be’ahaleja

Ki mal’ajav ye’tzave laj lishmarja be’jal de’rajeja

Al kapayim yisa’unja pen tigof ba’even regleja

Al shajal vafeten tidroj, tirmos kafir ve’sanim

Ki vi joshak va’afale’tehu, asage’vehu ki yada she’mi

Yikra’eni ve’enehu, imo anoji vetzara, ajale’tzehu va’ajabe’dehu

Orej yamim asbi’ehu, ve’arehu bishuati

[ratemypost]

Subir

Este Sitio Utiliza Cookies Leer Más!