Explicación del Salmo 23 de la Biblia Católica


Puntúa este Artículo

Los salmos de la Biblia son considerados, como oraciones sublimes y perfectas, no podría ser de otra manera, ya que son la manera en que los seres humanos creyentes nos podemos comunicar con Dios.

Los salmos se caracterizan por ser como himnos con los cuales expresamos gratitud, alabanzas, lamentos, y hacemos la petición de perdón a Dios con la inspiración del Espíritu Santo.

En los salmos se cumplen con los requisitos para hacer una oración perfecta: humildad, rectitud, confianza, devoción y orden.

En los salmos se deja ver con claridad la esperanza que se clama y se eleva al Todopoderoso por auxilio, sin importar las circunstancias que envuelven el alma.

Salmo 23
Salmo 23 El Señor es mi Pastor

¿Qué Significa el Salmo 23 de la Biblia?

Podemos comparar el salmo 23 con una linda poesía en la cual somos llevados de forma sutil y apacible hacia el amor y confianza con Dios nuestro Padre, porque mediante el salmo 23, podemos obtener de Dios todo lo que necesitamos, sin importar cual mal vayan las cosas, Dios siempre está con nosotros.

Podemos hacer uso del Salmo 23 en momentos de angustia, desesperación, temor, depresión, con la narración del salmo podrás ver a Jesús cargando la cruz contigo, Dios nunca te abandona, confía en Él.

En este salmo encontramos como Dios nos ama, nos cuida y nos protege, cada uno de los versículos que componen el salmo 23, nos deja ver el profundo amor que Dios nuestro Señor siente por nosotros.

Nos dice que, como parte de su rebaño, siempre estará pendiente de nosotros, que, si nosotros le amamos, somos parte del rebaño y como tal, Él se encargará de sustentar en todo momento.

También nos asegura que sin importar qué caminos andemos, Él se encargará de protegernos, que nunca nos sentiremos abandonados porque Él nunca nos abandona.

Dios nos llena de bendiciones en todo momento, y la mayor de ellas es contar con su presencia a cada instante de nuestras vidas.

Devocional Salmo 23

El Señor es mi Pastor

Nada me faltará

En prados herbosos me hace recostar

Me conduce por descansaderos donde abunda el agua

Refresca mi alma

Me guía por los senderos trillados de la justicia por causa de su nombre

Aunque ande en el valle de sombra profunda no temo nada malo porque tú estás conmigo, tu vara y tu cayado son las cosas que me consuelan.

Dispones ante mí una mesa enfrente de los que me muestran hostilidad

Con aceite me has untado la cabeza, mi copa está bien llena

De seguro el bien y la bondad amorosa, mismos seguirán tras de mí, todos los días de mi vida y ciertamente moraré en la casa del señor hasta la largura de días.

Las Promesas del Salmo 23

En el Salmo 23 podemos encontrar del Señor nuestro Dios una docena de promesas, están ahí, en cada uno de sus versículos.

Vamos a reconocerlas…

Suministro

“El Señor es mi Pastor, nada me faltará”, nos reitera que estando a su lado no nos hará falta nada, ni material ni espiritual, todo lo tendremos estando en su gracia.

Descanso

“En prados herbosos me hace recostar”, nos promete un descanso mucho más necesario que el físico, se refiere al descanso del alma y que mejor lugar que el de estar en sus brazos.

Nos Guía

Me conduce por descansaderos donde abunda el agua”, Él nos conduce, nos guía por descansaderos, lugares tranquilos llenos de paz para poder así escucharlo y poder así refrescar nuestra alma.

Nos conforta

Refresca mi alma”, en un todo nos conforta, nos refresca el alma con solo escuchar su palabra.

Justicia

Me guía por los senderos trillados de la justicia por causa de su nombre”, promete guiarnos por las sendas de la justicia, para no vernos dañados, lastimados, a través de su palabra podemos ser justos en todo lo que hacemos y decimos.

Aliento

“Aunque ande en el valle de sombra profunda no temo nada malo porque tú estás conmigo, tu vara y tu cayado son las cosas que me consuelan”, sin importar cuánta angustia podamos estar sintiendo, sin importar cuánto dolor o tristeza, Él siempre está ahí para alentarnos a seguir adelante.

Nos Protege

“Aunque ande en el valle de sombra profunda no temo nada malo porque tú estás conmigo”, en ese mismo párrafo promete que siempre estará con nosotros, por eso no debemos sentir temor alguno.

Alimento Espiritual

“Dispones ante mí una mesa enfrente”, se refiere a que siempre podemos alimentar nuestro espíritu a través de su palabra, Su palabra es el alimento para nuestras almas.

Renovación

“Con aceite me has untado la cabeza”, Dios con el Espíritu Santo promete nos ungirá día a día para poder ser renovados y así seguir en el camino que nos conduce al Reino de Dios.

Abundancia

mi copa está bien llena”, nos promete también abundancia, pero abundancia de su presencia divina, un sentimiento de gozo permanente.

Misericordiosos

“De seguro el bien y la bondad amorosa, mismos seguirán tras de mí, todos los días de mi vida”, cuando nos dejamos guiar por Dios, estaremos llenos de misericordia y bondad, elementos que son indispensables para estar en gracia con Dios y aspirar a estar a su lado en los cielos.

Una Vida Eterna a su Lado

“y ciertamente moraré en la casa de El Señor hasta la largura de días”, La promesa de vivir eternamente a su lado se hace presente también en el salmo 23, y su reino no tendrá fin, donde expresa que será un sitio eterno donde podremos vivir en presencia del Señor.

Meditación del Salmo 23

El Salmo 23 es de las Santas Escrituras uno de los pasajes de mayor importancia, porque representa y describe tal cual el Señor Nuestro Dios cuida de su rebaño (la humanidad), con la única condición de serle fiel, de seguir sus enseñanzas.

Es una oración de sanación directa al alma, una confirmación de que siempre y en todo momento contaremos con su presencia para sentir alivio, confort, aliento, protección.

El Señor es nuestro eterno Pastor, una promesa repetida en todo el salmo.

Reflexión del Salmo 23

En cada versículo que compone este tan importante salmo, se intenta marcar con claridad la intención del buen Pastor para con su rebaño, Dios para con sus hijos, la protección siempre constante, siempre en vigilia del mal que acecha a sus ovejas y de alguna manera Él siempre lo aleja.

Nos hace reflexionar sobre su presencia en nuestra vida, sin Él, no seríamos capaces de soportar las situaciones difíciles de esta vida, pero a su lado todo lo podemos.

Si eres un fiel creyente y en estos momentos tienes alguna situación de estrés, angustia, soledad, la invitación es que te apegues al Salmo 23, ora con todas las fuerzas de tu corazón y Él, vendrá en tu auxilio.

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados