Las Parábolas de Jesús y su Significado


Puntúa este Artículo

Para poder comprender lo que Jesús decía en sus parábolas es importante primero saber que es una parábola, así que, veamos el concepto de la palabra, primeramente.

Palabra de raíz griego que significa semejanza o comparación.

Alguien que habla en parábolas, realiza una comparación que está basada en un hecho de la vida real.

Fue así como Jesús enseñaba a quienes le escuchaban cuando predicaba la palabra de Dios, la idea era que todos pudieran entender lo que quería decir, y le dio resultado pues usaba un lenguaje sencillo y lleno de imágenes.

A los pueblos, Jesús siempre les hablaba con parábolas, no así a sus discípulos a quienes les hablaba más directamente, pero en privado, porque a ellos los estaba preparando para que continuaran divulgando sus verdades.

¿Qué es una Parábola Según la Biblia?

Las Parábolas de Jesús
Las Parábolas de Jesús

Es un método de enseñanza que uso mucho Jesús en su paso por la tierra, le resultó efectivo y sin duda dejó huella en quienes lo escucharon, sus parábolas perduraban en las mentes de sus seguidores.

Las parábolas de Jesús llevaban una enseñanza de tipo religiosa y moral, las comparaciones revelaban una verdad de tipo espiritual.

Parábola en su significado bíblico hace referencia a la comparación que se usa de ciertos datos terrenales con datos de índole espiritual, o podríamos llamarlos sobrenaturales.

Por esta razón es que rápidamente llama la atención de las personas que lo escuchan, como sabemos lo sobrenatural siempre acapara la atención de la gran mayoría de la gente.

También Puedes Leer:

Hay una gran cantidad de parábolas en diversas citas de la Biblia, de las cuales se generan moralejas que finaliza la gran mayoría de las veces en una acción moral.

¿Cuántas Parábolas Hay en la Biblia?

Hay una discrepancia en cuanto al número de parábolas que existen incluidas en los textos bíblicos y es que para quienes se han dedicado a estudiar la biblia, existe cierto desacuerdo en el número total de las parábolas, esto debido a que Jesús, hizo narraciones de algunos relatos demasiado pequeños, a los que dicen ellos no se les puede llamar propiamente parábolas.

De tal manera que el número de parábolas en la biblia es de entre 47 y 52.

Hay quienes dividen las parábolas en 3 temas, unas parábolas están enfocadas en el reino de Dios, otro tema central de las parábolas es la misericordia y también sobre la vida de Jesús mismo.

Son las parábolas de misericordia las que más sobresalen en la biblia y literalmente son también las más elaboradas, con una descripción sobre sus personajes y podemos encontrar una gran cantidad de ellas en el libro a San Lucas.

También Puedes Leer:

10 Parábolas de Jesús

Como antes hemos explicado, las parábolas son pequeñas historias sencillas pero claras, en donde se pretende enseñar de forma precisa, además que se pueda recordar con facilidad.

Conozcamos pues 10 de las parábolas más populares que Jesús dijo al pueblo que lo escuchaba y daremos una sencilla explicación sobre lo que en cada una quiso decir Nuestro Señor Jesucristo.

El Sembrador

Les dijo Jesús… El sembrador va a sembrar, cuando se echa la semilla una parte de ellas cayó en las piedras, donde casi no había tierra pese a ello, brotó rápido pues el suelo no era hondo, más cuando el sol salió, se marchitó y secó, esto sucedió porque no formo raíz.

Otra parte de las semillas cayó entre los espinos, pero los espinos crecieron y las asfixiaron. Otra parte de las semillas cayeron en muy buen terreno y buen fruto dio, una parte el 100, otra el 60 y otra el 30, que oiga el que tenga oídos.

La explicación a la parábola antes descrita es:

Todo aquel que escucha la palabra de Dios y no comprende, el mal le arrebata de su corazón lo sembrado. El que escucha la palabra y la recibe con gozo, pero no es constante y cuando se siente perseguido por causa de la palabra de Dios, de inmediato tropieza y se cae (lo sembrado en terreno rocoso).

El que escucha la palabra pero está más preocupado por las cosas del mundo y por atesorar riquezas del mundo sofocan la palabra y se queda sin ser fértil (la semilla que cae en terreno espinoso), Sin embargo, es que escucha la palabra, la comprende y además la defiende y difunde, es fructífero y produce el 100, el 60 o el 30 (la semilla que cayó en buena tierra).

El Grano de Mostaza

El reino de Dios tiene mucha semejanza al grano de la mostaza, el cual tomado por un hombre fue sembrado por éste en el campo, la mostaza es verdaderamente la semilla más pequeña de todas, pero una vez que crece es la más grande de las hortalizas, tanto que llega a ser un árbol, incluso los pájaros llegan para hacer nido en sus ramas.

Explicación…

Nuestra FE es el granito de mostaza que vive en nuestro yo interno y que nos ayuda a vivir en gracia con Dios y con Jesús, mientras tengamos a Dios en nuestro corazón seguiremos creciendo en la esperanza de alcanzar el reino prometido, un reino de amor, libertad, justicia y paz.

Mientras tanto progresamos en abundante fe, tanto que atraemos a otras personas a través de nuestra vida tranquila, y quieren aprender de nosotros para hacer de la paz y el amor a Dios su principal modo de vida.

La Oveja Perdida

¿Si tiene cien ovejas y se les pierde una, no dejarían las noventa y nueve ovejas en el campo para ir a buscar la oveja perdida hasta que la hayan encontrado? Y, una vez que la encuentran, la llevan en sus hombros con alegría y, cuando llegan a casa, reúnen a los amigos, familia y les dicen “Compartan mi alegría porque encontré a mi oveja perdida”.

Les digo que… De la misma manera, el Cielo se alegrará por un impío que se arrepiente, que por noventa y nueve personas rectas que no lo necesitan.

Explicación…

Dios siempre piensa en las personas que están perdidas, y deja a los que sabe son fieles a Él para seguir buscando a los que se han extraviado. Ninguna persona es indiferente a nuestro Señor, tenemos un valor incalculable para él, y sufre cuando nos hemos perdido y desea salvarnos y cuando lo logra, de alegra mucho. Los que regresan al camino de la verdad son perdonados y causa alegría en Dios.

La Herencia

¿Quién me ha nombrado juez o repartidor de bienes?… Estén alertas y cuídense de sentir avaricia, porque si alguna persona tiene bienes en abundancia, su vida no depende de lo que ostenta. Un hombre rico tenía tierras que dieron mucho fruto, y el hombre pensaba para sí mismo, ¿Qué voy a hacer?, pues no tengo espacio para guardar la cosecha, así que dijo…

Destruiré los graneros y volveré a construir otros mucho más grandes y será ahí que guardaré toda mi cosecha y todos mis bienes. Le diré a mi alma, ya hay muchos bienes guardados para muchos años, Ahora descansa, pásala bien, come, bebe. Más Dios le dijo… Hombre imprudente, por la noche será reclamada tu alma, todo lo que has guardado ¿para quién es?, Así sucede cuando atesoran cosas para sí mismos y son pobres ante Dios.

Explicación…

Puedes pasar la vida acumulando bienes materiales, pero eso no agrada a Dios, mucho menos sí no los compartes con las personas que necesitan de tu misericordia, Por más riquezas que acumules en la vida, para Dios sigues siendo pobre de corazón, de amor.

Pide reflexionemos ante este tipo de conductas y que las modifiquemos para estar a la altura de sus ojos.

La Higuera Estéril

Esta parábola surge cuando Pilato ordenó una matanza contra galileos… ¿Creen que esos galileos han sido más infractores que el resto de los galileos, sólo porque padecieron esas situaciones?, No, les aseguro, si no hacen penitencia, de igual manera padecerán.

O creen que los 18 sobre los que ha caído la torre Siloé y les dio muerte ¿piensan que fueron más culpables que los hombres que habitaban Jerusalén?, No, les aseguro que, si no hacen penitencia, todos morirán de la misma manera.

(parábola)… un hombre tenía una higuera que estaba plantada dentro de su viña, cuando buscó el fruto no encontró y decepcionado dijo al viñador… Hace ya tres años que busco fruto y nada más no lo da, así que, córtala, para que no ocupe terreno. El viñador le respondió… Señor, dele oportunidad este año, cabaré a su alrededor y abonaré la tierra, para ver si produce fruto, si no da fruto, ya la cortaré.

Explicación…

Jesús nos indica que hay quienes sufren muchas desgracias, que son sometidos a duras pruebas en la vida, que muchas veces su vida es corta o sufren graves accidentes, más lo verdaderamente importante es el pecado que solo es posible redimir con el perdón de Dios.

Nos habla de la penitencia y de la conversión como en la parábola, donde nos dice que Dios es paciente con nosotros, que siempre nos da la oportunidad de cambiar, pero debemos dar fruto, tener fe en Cristo que mediante el llegamos al amor de Dios.

El Buen Samaritano

Esta parábola surge de una pregunta hecha a Jesús… ¿Señor, qué es lo que debo hacer para lograr la vida eterna?, Jesús respondió… Lo que está escrito en la ley.

Un hombre bajó de Jerusalén a Jericó, pero en el transcurso lo atracaron unos asaltantes que, después de haberlo robado, lo hirieron y lo dejaron ahí tirado, medio muerto. Un sacerdote caminaba colina abajo casualmente y al verlo pasó de largo. T

ambién bajaba un levita, quien al pasar cerca lo miró y siguió su camino. Luego pasó un Samaritano y se acercó, al verlo malherido se compadeció y cuido sus heridas en las que puso vino y aceite, le ayudó a subir a su cabalgadura, lo llevó a su posada y él mismo cuidó de él.

A la mañana siguiente, sacó dos denarios y se los dio al posadero diciéndole… Cuídale, y si hace falta dinero a mi regreso te lo daré… ¿Cuál de ellos te parece que fue el prójimo de quien cayó en manos de esos asaltantes?, respondieron: el que mostró misericordia. Pues entonces anda y haz lo mismo.

Explicación…

El camino de Jerusalén a Jericó es la representación del camino de nuestras vidas, el cual está lleno de peligros, los asaltantes son representados por el demonio, el sacerdote, representa a los que creen saber la ley, pero sin fundamentos divinos, el buen samaritano entonces es quien puso en práctica la ley divina, tuvo misericordia del prójimo cómo le gustaría la tuvieran con él, ama al prójimo como a ti mismo.

Los Talentos

Un hombre había de hacer un viaje largo, entonces mandó llamar a la gente de servicio, y les repartió sus bienes. Al primero le entregó cinco talentos, al segundo le entregó dos talentos, y al tercero le entregó solo un talento, según la capacidad de cada uno y el hombre se marchó.

El hombre que recibió los cinco talentos de inmediato negoció con ellos y logró duplicarlos, el que recibió dos talentos hizo exactamente lo mismo y también lo duplicó, pero el tercer hombre que solo recibió un talento, hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero.

Pasado un largo tiempo, el Señor regresa y los llamó para hacer cuentas con ellos, llegó primero al que le había entregado los cinco talentos y le dijo, aquí tienes cinco talentos más que he ganado, el Señor complacido le felicito, ya que has sido fiel con lo poco ahora te confiaré lo mucho, le dice… entra en el gozo de tu amo.

Luego llegó el que había recibido dos talentos y le dice… Me diste dos talentos y aquí te traigo otros dos talentos más, su amo, quedó totalmente complacido, y ya que has sido fiel en lo poco, te confiaré en lo mucho, entra en gozo con tu Señor.

Llega el que recibió un talento y le dice… Sé que eres un amo duro, que obtienes cosechas donde no siembras y me dio miedo, así que fui a esconder el talento que me diste y aquí lo tienes, El amo le responde…

Eres un servidor flojo, sabiendo todo lo que soy y cómo me conduzco, hubieras llevado el dinero a los banqueros para que a mi regreso pudiera recibir los intereses, así que, te quitaré el talento y se lo entregaré al que tiene diez.

Explicación…

Solamente Dios es conocedor de los talentos de cada ser humano, los que utilizan sus talentos para dar frutos son alegres por el bien que realizaron, más el que tiene pocos talentos, pero igual son flojos, y no hacen nada por dar frutos y se mantienen en crítica constante hacia el Señor que no les dio lo suficiente, serán arrojados a las tinieblas del llanto y del rechinido de dientes.

El Juez Injusto

En una ciudad había un juez que carecía del temor a Dios y no era respetuoso con los hombres, en la misma ciudad también habitaba una viuda, la cual acudía a él pidiéndo… Hazme justicia ante mi enemigo, y por largo tiempo no lo hizo, pasó mucho tiempo y un buen día se dijo a sí mismo… No temo a Dios, no respeto al hombre, pero esta viuda me molesta tanto que le haré justicia, para que deje de venir a importunarme.

Jesús dice… Presten atención a lo que dice el juez injusto, ¿Creen que Dios no atenderá y hará justicia a los que le claman día y noche y los hará esperar?, les aseguro que sin tardanza les hará justicia. Más cuando venga su hijo, ¿encontrará acaso sobre la tierra fe?

Explicación…

Dios siempre va a escuchar nuestras súplicas, nuestros ruegos, siempre hará justicia, pero cuando él crea conveniente y no siempre cuando nosotros lo pidamos.

Invitados a las Bodas

El Reino de Dios tiene mucha semejanza a un Rey que celebró las bodas de su hijo y pidió a sus criados fueran por los invitados a las bodas, pero no quisieron acudir.

Entonces, mandó a otros criados y les ordenó, digan a los invitados… el banquete se ha preparado, se han matado los terneros, las reses cebadas, todo está listo, vengan a las bodas, pero los invitados siguieron sin hacer caso y se fueron algunos a sus campos, otros a sus negocios, otros incluso mataron a sus criados.

El rey enojado, envió sus tropas, mató a los homicidas y encendió con fuego la ciudad, después les dijo a los criados, las bodas están listas pero no había invitados dignos, vayan pues, a los cruces de los caminos, e inviten a las bodas a todos los que encuentren, así lo hicieron, y se llenó de comensales buenos y malos las bodas, el rey entró para observar a los comensales y miró a un hombre que no tenía traje de boda diciéndole…

Amigo ¿has entrado aquí sin traje de boda, como has hecho?, él no respondió, el rey entonces dijo a sus criados, atenlo de pies y manos, échenlo a las tinieblas allí donde hay llanto y rechinan los dientes, porque muchos serán llamados pero elegidos serán pocos.

Explicación…

Es bastante clara la parábola, todo hombre será llamado al banquete, pero sin fe no podrán ser elegidos para habitar en el reino de Dios.

La Levadura

El Reino de Dios es muy semejante a la levadura que es tomada por la mujer y cuando la mezcla con tres partes de harina, hasta que todo fermenta.

Explicación…

Aceptar el reino de Dios no indica que deba alejarse del resto de la humanidad, más bien debe tener en su interior la fuerza para obrar en moldear la masa sin forma en un pan muy bueno.

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados