¿Cuáles son las Obras de Misericordia Corporales y Espirituales?


Puntúa este Artículo

Muchas personas desean agradar a Dios en todo lo que hacen e intentan seguir sus enseñanzas, pero muchas veces pueden sentirse confundidos, en este artículo en particular vamos a hablar de las obras de misericordia, poner en práctica estas obras nos permiten acercarnos más a Dios como seres caritativos.

¿Qué son las obras de misericordia?

El propósito principal de las obras de misericordia es tener acciones caritativas con nuestro prójimo en dos ámbitos necesarios para todo ser humano: corporal y espiritual.

Recordemos que existen mandamientos que Dios dio a los hombres para que los llevemos siempre en mente con la finalidad de ser mejores personas y vivir siempre en gracia con Dios.

las obras de misericordia
las obras de misericordia

Pues bien, uno de los principales mandamientos es “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”.

En Mt 25:35 – 36 dice… Tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, forastero y me recibieron en su casa, sin ropa y me vistieron, enfermo y me visitaron, en la cárcel y fueron a verme.

En este texto de la Biblia vemos como se puede mostrar el amor al prójimo en el aspecto material, es precisamente basado en este texto de la biblia que la iglesia ha redactado un listado más completo que nos guía en la necesidad de amar a nuestro prójimo, hablamos por supuesto de las Obras de Misericordia, en las que además de ver el aspecto material o corporal se toca también el aspecto espiritual.

La palabra misericordia está dividida en dos partes:

Miser, que significa miseria

Cordia, que significa corazón.

Lo que nos lleva a la conclusión de que Misericordia que significa que sentimos las miserias y necesidades de nuestro prójimo y con ello la necesidad de ayudar.

La lista de las obras de misericordia de las que hablamos y que más adelante vamos a describir han sido tomadas de textos bíblicos, pero también de las propias enseñanzas y actitudes del mismo Jesús.

Es de suma importancia comprender que antes del amor al prójimo está el amor a Dios para en consecuencia sentir amor por el prójimo.

Pero… ¿Qué beneficios obtiene el creyente católico que realiza las obras de misericordia?

Dado que es un mandato de Dios, si se ama al prójimo desde el amor a Dios, entonces recibe beneficios, ya que mediante las obras de misericordia está ejerciendo la voluntad de Dios. Lucas 6:38 dice: “Den y se les dará”

Entonces, haciendo obras buenas estamos no solo purificando nuestras almas, pidiendo perdón por nuestros pecados, sino que además nos colocamos en una posición de buenaventura, pues una de las bienaventuranzas dice… “Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos alcanzarán misericordia” (Mateo 5:7).

Cada vez que realizamos una obra de misericordia, estamos avanzando en el camino al cielo, Dios advierte “No se hagan tesoros en la tierra, mejor, “Acumulen tesoros en el Cielo” (Mateo 6:19-20).

Esos tesoros son los que realmente tienen valor, los demás son solo bienes temporales y no nos ayudan a subir al cielo.

Ahora bien, cuando hagas obras de misericordia asegúrate de que sean ejercidas por el amor que tienes a Dios y no por altruismo ya que de esa forma no tienen ningún valor sobrenatural.

En los siguientes párrafos vamos a describir cuales son las obras de misericordia y las analizaremos para tener más claro cómo podemos ejercer estos mandatos divinos.

Obras de Misericordia Corporales Explicadas

Hablamos de obras de misericordia corporales, cuando ayudamos a cubrir las necesidades corporales del necesitado, este tipo de caridad unida al sentimiento de amor que sentimos por Dios es agradable a Él.

Visitar a los Enfermos

En esta obra es importante que comprendamos que no son visitas sociales, hablamos de hacer una visita productiva con sentido, es decir, que prestemos atención al enfermo y especialmente que compartamos enseñanza evangélica.

Dar de Comer al Hambriento

Esta es otra de las órdenes de Jesús, nos pide compartir el alimento con el que no tiene pues es una forma de demostrar el amor de Dios que no los dejará desfallecer.

Dar de Beber al Sediento

Recuerda, Jesús en la cruz antes de morir, sintió sed y exclamó con vehemencia, un soldado le escuchó y le acercó una esponja con vinagre para que calmara su sed, entonces, ¿somos peores que ese soldado como para negarnos a dar agua a una persona sedienta?

Dar Posada a Quien lo Necesite

Igual que en otras obras no se trata de alojar a personas que conocemos o visitas familiares, se trata más bien de dar alojo a personas que realmente lo necesitan, uno nunca sabe cuando podría ser un ángel con forma de humano.

Hebreos 13:2 dice… “No dejen de practicar la hospitalidad, pues algunos dieron alojamiento a ángeles sin saberlo”

Vestir al Desnudo

Para que sea grato a Dios y en verdad lo hagamos a través del amor que le tenemos, se trata de vestir al necesitado no con las ropas que ya no usamos o que estamos por tirar se trata de vestirlo con prendas que sean útiles.

Visitar a Presos

La intención de esta obra de misericordia es que llevemos un poco de aliento a estas personas que por sus malas acciones están presas de la libertad, podemos llevar ayuda material, pero también necesitan ayuda espiritual, ante todo, esta es la verdadera obra.

Sepultar a los Muertos

En muchas ocasiones vemos sepulturas en el olvido, y Jesús nos dice que sepultar no es olvidar, se trata de mantener en buen estado las sepulturas, y la iglesia nos dice que tenemos que rezar por ellos y por los vivos en todo momento.

Obras de Misericordia Espirituales Ejemplos

También estas obras son caritativas, pero están enfocadas a alimentar el espíritu más que el cuerpo, veamos cuales son las obras de misericordia y algunos ejemplos.

Enseñar al que no Sabe

En términos generales se trata de enseñar al ignorante en cualquier tema y desde luego incluye el tema religioso, no importa la forma que usemos, lo importante es enseñar.

Por ejemplo, si conocemos a personas que están faltas de conocimiento sobre las enseñanzas del evangelio, debemos compartirlas y hacer que cambie su forma de ver las cosas para mejorar.

Dar Buen Consejo al que lo Necesita

Un ejemplo claro sería con los niños, ellos que empiezan a vivir y que no tienen claras muchas cosas, a ellos hay que ayudarlos a entender a través de consejos cómo deben vivir en gracia con Dios y con sus semejantes.

Corregir al Equivocado

Hace referencia especialmente al que vive en pecado, de tal manera que, si conocemos a alguien que vive en pecado debemos orientarlo y corregirlo para que vuelva al camino correcto.

Un ejemplo sería, si conocemos a alguien que mantiene relaciones sexuales con alguien sin estar casados, claro hablamos de parejas solteras, podríamos orientar para corregir el camino.

Perdón de las Injurias

Dicho en el Padre Nuestro, pero… ¿Realmente lo practicamos?, Rezamos diciendo: Perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No hay mucho que decir sobre esta obra es más que clara, queremos que Dios nos perdone por ser pecadores y nosotros realmente perdonamos a los que nos ofenden.

Debemos empezar a practicar este hecho para ser merecedores del perdón de Dios.

Consolar al que está Triste

Es más común de lo que imaginas, sobre todo en la actualidad, donde la mayoría de las personas se comunican mediante los aparatos eléctricos y las pláticas persona apersona han prácticamente desaparecido, no se siente el calor humano, no hay sentimientos verdaderos que mostrar.

Hay personas que sienten mucha tristeza, desconsuelo, y es ahí donde podemos nosotros ejercer esta obra, hacerles ver que alguien se preocupa por ellos.

Sufrir con Paciencia los Defectos de los Demás

En este caso podemos poner muchos ejemplos, uno de ellos es, por ejemplo, cuando un padre está sobre nosotros no le damos gusto en nada, nosotros no podemos irnos de casa y cambiar de padre, tampoco el padre puede irse o cambiar porque el hijo no le parece lo que hace.

Entonces lo más adecuado y que Dios verá con gracia, es sencillamente seguir en casa bajo las normas y reglas de los padres, aceptar los regaños con humildad y con la confianza de que en algún momento por obra de Dios las cosas cambiarán.

Ser paciente ante las imprudencias e injurias del padre o madre es lo que toca hacer en esta obra.

Hacer Oración para Vivos y Difuntos

Este es quizá el mayor acto de caridad que podemos tener hacia nuestro prójimo, el orar por él, tanto por vivos como por muertos.

Para orar por los vivos debemos tener un orden:

  • Cónyuge (si se es casado)
  • Hijos
  • Padres
  • Hermanos
  • Hermanas
  • Parientes
  • Amigos
  • Compañeros de trabajo
  • Incluso por los enemigos

Por los difuntos debemos orar constantemente, ya que ellos son completamente dependientes de nuestras oraciones y de la misericordia de Dios.

Ahora que hemos comprendido mejor lo que son y cómo son las obras de misericordia corporales y espirituales, hagamos de ellas una forma de vida porque sabemos ante todo que Dios se sentirá conforme y tendremos nuestra gracia.

No olvidemos que las obras tienen validez si se hacen en consecuencia al amor que sentimos por Dios.

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados