¿Qué es Hacer la Voluntad de Dios?


¿Qué es Hacer la Voluntad de Dios?
5 (100%) 1 vote[s]

Todos en absoluto podemos hacer la voluntad de Dios si así quisiéramos, porque Él nos ha dejado dicho en el Libro Sagrado todo lo que desea que hagamos para estar en gracia con Él.

Si bien Dios concedió al ser humano el libre albedrío no quiere decir que podamos decidir siempre lo que queremos hacer, sino más bien, se nos concedió para hacer un buen uso del mismo.

De esa forma, podemos estar seguros de que estamos haciendo la voluntad de Dios, reconociendo que nadie más que Él, puede ofrecer la felicidad por la que tanto se lucha y la que tanto se busca a lo largo de la vida.

¿Cuál es la Voluntad de Dios?

La Voluntad de Dios
La Voluntad de Dios

Conocer sobre cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas es algo vital, y todos tenemos al alcance el conocimiento sobre la voluntad de Dios, pues está todo escrito en el Libro Sagrado (la biblia).

Para Dios es importante que caminemos con fe, pues es algo que lo glorifica, Dios tiene todo bajo control, es bondadoso, es grande y maravilloso y todo esto es verdad.

En su palabra Dios revela todo lo que desea que nosotros hagamos y esa es su voluntad, pero hay quienes engañan con la idea de que hay otra voluntad de Dios que está oculta, y quizá sea verdad, pero eso no quiere decir que lo que ya sabemos que es su voluntad sea una mentira.

Sabemos que Dios no miente y lo que está escrito por su palabra, es también parte de lo que es su voluntad para nuestras vidas. A esta voluntad que todos conocemos se le llama dentro de la teología <<voluntad decretada>> ya que fue decidido por Él antes siquiera de construir el mundo y va a suceder tal como el lo disponga a través de los medios por los cuales así lo quiera hacer.

Hay polémica al respecto de esta voluntad divina porque el hombre se ha preguntado infinidad de veces, que tanta responsabilidad tiene sobre las decisiones que toma, y la realidad es que tenemos el 100% de ella al tomar decisiones buenas o malas.

Cuando los seres humanos llevamos a cabo la voluntad de Dios, estamos en mayor armonía con Él, vivir de acuerdo a sus mandamientos y con agradecimiento por todo lo que recibimos de Él, nos lleva a tener nuestra fe más firme y acudir a su auxilio en cualquier tipo de dificultad en la vida.

Debemos saber que la voluntad de Dios es perfecta, aunque el ser humano no siempre la comprende ni está de acuerdo con ella, sin embargo, lo es.

Los textos diversos de la Biblia han dejado claro que la vida no es todo en color de rosa, un buen ejemplo sobre la voluntad de Dios para el ser humano se puede ver con claridad en Romanos 8:26-29.

En esos textos se puede observar que el propósito de Dios para todos nosotros es que seamos como Jesús, y todo lo que en nuestras vidas Él hace, es para alcanzar ese propósito, lo que sucede a nuestro alrededor está siempre decretado por Dios.

También está lo que los teólogos conocen como la voluntad perceptiva, que hacen referencia a los mandamientos de Dios, pero que podemos decidir no hacerlas y que de hecho con gran frecuencia dejamos de hacer.

Se puede decir que la voluntad perceptiva de Dios para nosotros está fundamentada en el siguiente mandamiento… <<Ama a Dios y a tu prójimo como a ti mismo>>

Dios en todos sus mandamientos ya reveló su voluntad, y lo que todos tenemos que hacer en ese sentido es alinearnos a esa voluntad pues ya lo sabemos.

Cuando estamos en pleno conocimiento de los decretos de Dios para nuestra vida nos hace vivir de acuerdo a sus preceptos.

¿Cómo Conocer la Voluntad de Dios?

Aquellas personas que conocen y hacen la voluntad de Dios, son hermanos, hermanas y madres de Jesús (Marcos 3:35). Conocer la voluntad de Dios implica estar arrepentido de los pecados cometidos y tener plena confianza en Jesús, si aún no damos este primer paso, entonces no conocemos ni aceptamos la voluntad de Dios.

Lo primero que se necesita para conocer la voluntad de Dios es recibir a Jesús en nuestros corazones y después dejarnos llevar por Él ya que desea guiarnos en su camino. La voluntad de Dios no está oculta, la ha revelado siempre y desea que la hagamos, por ejemplo, debemos ser agradecidos con todo lo que recibimos en la vida, esa es una voluntad de Dios.

Conocer la voluntad de Dios es algo que requiere de paciencia, no se puede conocer toda de un sólo, porque no es así como funciona, siempre es un paso a la vez, cada paso dado con fe, nos ayuda a seguir confiando en su palabra.

El secreto para conocer la voluntad de Dios es desear hacer su voluntad y dejar de lado los deseos de su corazón mismo.

Versículos Sobre la Voluntad de Dios

Puedes usar los siguientes versículos para aprender más sobre cómo conocer y hacer la voluntad de Dios…

Romanos 12:2

<<No se adapten a este mundo, más bien transfórmense a través de la renovación de sus mentes, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios, todo lo que es bueno, aceptable y también perfecto>>

Colosenses 1:9

<<Por tanto, nosotros también, desde el día que supimos, no hemos parado de orar por ustedes y de rogar que sean llenos del conocimiento de su voluntad en toda su sabiduría y comprensión espiritual>>

Lucas 12:47

<<El siervo que sabía cuál era la voluntad de señor pero que no se preparó ni actuó en forma a su voluntad, será merecedor de muchos azotes>>

Hechos 22:14

<<El Dios de nuestros padres te ha designado para que conozcas su voluntad y para que veas al justo y para que escuches las palabras de su boca>>

Tesalonicenses 5:18

<<Den gracias por todo, porque esa es la voluntad de mi Padre para con ustedes en Jesucristo>>

Oración para Aceptar la Voluntad de Dios

<<Señor, Oh Dios Mío, hay cosas que intento entender y por más intentos que hago no lo consigo. Estoy seguro de que tus pensamientos, así como tus caminos con mucho mejores que los míos, pero no logro verlo en este preciso momento.

Por esa razón, acudo a ti en busca de ayuda y de paz, dame la serenidad y el control para aceptar lo que es Tú voluntad con sencillez y humildad, que, aunque ahora no entiendo, se que tú conoces lo que es mejor para mí.

Mis deseos son mucho y todos buenos y según mi libre albedrío en ocasiones elijo lo que creo es mejor, sin embargo, Tú me hacer ver que estoy equivocado, con el paso del tiempo me doy cuenta de que las cosas no son siempre como yo las planee.

En la gran mayoría de las ocasiones, entrar en Tú tiempo, es algo que no siempre consigo, y es que en ocasiones ese deseo de ser independiente me aleja y cuando caigo en la perspectiva de la realidad, tomo el camino que desde un principio debí tomar porque era sin duda la mejor elección, no obstante, Tú misericordia se hace presente y me ayuda a entrar en el camino correcto.

Con humildad estoy presente ante Ti, porque reconozco, mi razón reconoce que eres Tú el único sendero de verdad y seguro, por eso hacia él me conduces.

Por favor, dame prudencia y sensatez, que mis oídos sean siempre receptivos a tu voz, haz que mi corazón esté siempre apegado al tuyo para poder identificar con facilidad tus designios. Que tu voluntad sea exhalada en mí, este humilde vaso te pide de corazón Alfarero que seas siempre Tú el que le des forma, aún tengas que romperlo muchas veces para perfeccionarlo. Amén>>

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados