La Historia de la Basílica de Guadalupe México


Uno de los santuarios de la Virgen María más visitados en el mundo, y que está ubicado en la Ciudad de México, corresponde a la religión católica, construida al pie del cerro del Tepeyac tal como cuenta la historia sobre la aparición de la Virgen a Juan Diego.

Un templo que año con año, en el mes de diciembre recibe a millones de visitantes, con motivo de la celebración del cumpleaños de la Virgen Morena, la morenita madre de todos los mexicanos como muchos la conocen.

Se dice que el único templo que la supera en visitas turísticas en la Basílica de San Pedro, un espacio único que intriga conocer por todos los sucesos que se presentaron antes de su construcción y de los vestigios que aún hoy en día se pueden observar.

Basílica de Guadalupe
Basílica de Guadalupe

La Antigua Basílica de Guadalupe

La antigua Basílica de Guadalupe se empezó a construir en el año 1695, fue el arquitecto Pedro de Arrieta quien la edificó, y para el año 1709 se inaugura con la realización de un novenario solemne.

Cuarenta años más tarde recibe el nombramiento de colegiata, lo que quiere decir que no tenía categoría de catedral, pero si su propio cabildo, no fue hasta 1904 que recibe el título de Basílica.

En ella el día de hoy se alberga la capilla del Pocito, en la cual se puede observar una arquitectura bella con recubrimientos de talavera, chiluca y tezontle, también se encuentra ahí la capilla del Cerrito.

Cuando se encontraba en auge la guerra cristera, un hombre que entró a la basílica con un arreglo de flores que llevó hasta el altar de la Virgen, provocó un daño muy fuerte, pues en ese ramo de flores llevaba oculta una bomba, la cual explotó.

Para sorpresa de muchos, el ayate original no tuvo daño alguno, según se dice que un crucifijo se dobló evitando que la imagen de la Virgen se dañara, posteriormente el altar se arregló y la Virgen fue colocada un metro más arriba de lo que estaba antes.

Por esa situación, se hizo una copia fiel de la imagen, la original fue guardada por unos devotos y fue devuelta hasta 1929 a su altar. Cuando estaban cerca las festividades del cuarto centenario de las apariciones de la Virgen María al indio Juan Diego, se notifica que las bóvedas de la basílica estaban dañadas, entonces se reformó la nave principal de la misma.

El retablo de mármol y el baldaquino se movieron hacia la parte de atrás y así, se abrió un espacio mucho más amplio para los feligreses.

En el área destinada al coro se colocó un órgano impresionante y el piso se cambió por mármol, fue construida una nave transversal más alta que la original, lo que ayudó a que se pudiera guardar dos órganos y en el centro se construyó un cimborio que ayudó a iluminar el presbiterio.

Una buena parte de la sillería original de la Colegiata se colocaron en el presbiterio, y se construyó una escalinata grande y cerrada por ambos lados con unas águilas de bronce que servían para ingresar al presbiterio.

La basílica antigua, se reconstruyó en diversas ocasiones, hasta que sucedió algo que provocó el cierre de la basílica, y es que el daño estructural era ya muy grande, pero además estaba también sufriendo un hundimiento desproporcionado.

Bajo estas circunstancias, se edificó una nueva basílica, desde luego mucho más grande que la antigua, para 1976 cuando la obra estaba casi terminada, el ayate se trasladó a la nueva sede y la casa de Santa María de Guadalupe se cerró después de 267 años de servicio.

Tres años más tarde, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, Conaculta y el Episcopado Mexicano, iniciaron un proyecto de restauración para evitar la pérdida del edificio.

Consiste en ir levantando poco a poco la estructura con gatos hidráulicos para después sustituir el suelo con pilotes de concreto.

Actualmente, se le ha denominado Templo Expiatorio a Cristo Rey y se ha reabierto a los visitantes, ahí es expuesto el Santísimo Sacramento durante las 24 horas del día.

Basílica de Guadalupe Arquitectura

Diez mil metros cuadrados son los que ocupa la actual basílica de Guadalupe, la idea de hacerla en un espacio mucho más grande es dar albergue a muchos más peregrinos.

Tiene una planta circular, se construyó con hormigón armado para colocar en la estructura de la cubierta y el recubrimiento se hizo con láminas de cobre, debido a la oxidación tiene un color verde.

Los arquitectos encargados de la nueva basílica fueron:

  • José Luis Banlliure
  • Alejandro Schoenhofer
  • Pedro Ramírez Vázquez
  • Javier García Lascuráin
  • Fray Gabriel Chávez de la Mora

La nave central tiene un claro de 63 metros y elimina columnas intermedias, cuenta con dos capillas grandes y nueve más pequeñas, tiene también un sótano y hay espacio para dormitorios y oficinas.

También Puedes Leer:

Su forma permite que se pueda apreciar a la Virgen desde cualquier punto del interior de la basílica, ésta está ubicada detrás del altar, debajo de una cruz que tiene dimensiones importantes, y un muro con acabado muy similar al plafón.

Se construyó también una especie de pasarela que pasa debajo del altar, la cual tiene bandas transportadoras, el altar tiene un acabado en mármol, la cubierta es como una gran carpa y simboliza el manto de la Virgen.

Hay una columna que sirve de eje la cual tiene 42 metros de altura, en el interior de ésta se encuentran las oficinas.

Las criptas están ubicadas en el sótano, actualmente tiene un aproximado de quince mil nichos y capillas para recordar a los fieles difuntos que descansan ahí.

¿Cómo Llegar a la Basílica de Guadalupe?

Todo dependerá de el sitio en el que te encuentres al momento de querer transportarte a la basílica, te daremos varias opciones para poder llegar a la basílica de Guadalupe.

Empezaremos por mencionar que la Basílica está ubicada al norte de la Ciudad de México, con domicilio físico en: Fray Juan de Zumárraga número 2, Colonia: Villa Gustavo A. Madero, en la Delegación Gustavo A. Madero, CP: 07050.

Si llegas al aeropuerto internacional de la Ciudad de México, y quieres trasladarte en el metro, debes abordar la estación Terminal área, transbordas en Instituto del Petróleo (línea 6 dirección Martín Carrera), bajas en la estación Villa-Basílica.

Si estás en la zona rosa, tomas un autobús en Paseo de la Reforma que vaya hacia Indios Verdes y bajas en la terminal cerca de la basílica.

Si traes automóvil, primero debes llegar a la calle Reforma, y tomar cualquier avenida con dirección a la Villa. Te comentamos que la Basílica cuenta con estacionamiento subterráneo y tiene capacidad para hasta mil automóviles.

Basílica de Guadalupe Peticiones

Hoy en día, es muy sencillo enviar a Nuestra Señora de Guadalupe una petición desde cualquier parte del mundo donde te encuentres, gracias a la existencia del sitio web de la basílica, en donde se ha reservado un sitio especial para ello.

Basta con entrar en la página peticiones a la Guadalupana y encontrarás enseguida un espacio abierto donde puedes escribir tus peticiones y a un solo clic enviarla.

Sí, tal vez es una forma muy rara de hacerlo, especialmente cuando se trata e algo tan espiritual y profundo como la religión y la devoción, pero en la actualidad, esto está trascendiendo hacia otros recintos sagrados y está avalado por el recinto sagrado.

Misas en la Basílica de Guadalupe

La basílica de Guadalupe se encuentra abierta todos los días de la semana, todos los días del año, abre sus puertas a las 6 am, y cierra a las 9 pm.

Los horarios de las misas que se ofrecen en este recinto religioso son:

6 am                                                 1 pm

7 am                                                 2 pm

7:45 am                                            3 pm

8:30 am – Rezo de Laudes                  4 pm

9 am – misa del cabildo                     5 pm – El Santo Rosario

10 am                                               6 pm

11 am                                               7 pm

12 am                                               8 pm

Los días viernes no se realizan misas de 11 am a 1 pm

[ratemypost]

También Puedes Leer:

Artículos Relacionados